Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Nueva etiqueta energética: eficiencia de la A a la G

Este mes de noviembre, algunos países de la Unión Europea –entre ellos, España–, estrenan etiquetas de eficiencia energética para los electrodomésticos. Desaparecen las divisiones de la clase A, para dar la bienvenida a una nueva escala hasta la G. Una buena ayuda a la hora de renovar los aparatos.

Desde su implantación en 1995, la etiqueta energética de la Unión Europa (UE) ha ayudado a los consumidores en la búsqueda y selección de productos más eficientes. El éxito en estos 25 años ha sido indudable: el 85% de los consumidores europeos la reconocen y la utilizan en el momento de la compra, según datos de la UE. El esquema de etiquetado actual incluye seis clases energéticas, que van de la A a la D. Esta escala cuenta con etiquetas mixtas, pues la clase A se divide en A+++, A++ y A+.

Los avances en innovación han provocado que la mayoría de los productos en el mercado se encuentren hoy en esas dos o tres primeras categorías. Esto puede dificultar la tarea de distinguir los productos más eficientes (los que gasten menos en generar un kW de consumo energético). Por ejemplo, se podría pensar que un frigorífico de la clase A+ es uno de los más eficientes cuando la realidad es la contraria, pues ya se han eliminado del mercado los de las categorías inferiores.

Cambios en las etiquetas

Para facilitar la compra a los consumidores y hacer que tomen una decisión lo más informada posible, la UE ha decidido actualizar las categorías e introducir varios cambios: se eliminan los tres signos más (+++) que acompañan a la A y se amplía la escala hasta la G. Sí se mantienen las barras horizontales de colores donde la A, la más eficiente, será de color verde y la G, la menos, tendrá color rojo. Hay que tener en cuenta que, en el momento en que se introduzca la nueva etiqueta en las tiendas, no habrá productos pertenecientes a la clase A. Esta categoría se mantendrá vacía para dejar espacio a la innovación y a la mejora. Por tanto, los electrodomésticos más eficientes, que actualmente se sitúan en la A+++, pasarán a ser de clase B o C. Además, para evitar cualquier otro cambio en la escala, los criterios de las clases A a G serán revisados periódicamente en función de la evolución del mercado.

¿Cuándo entran en vigor? 

Noviembre de 2020 es el mes en el que los fabricantes deben incluir la nueva etiqueta, aunque no se expondrá todavía al público. Las dos clasificaciones convivirán hasta el 1 de marzo de 2021, momento en que los consumidores europeos podrán ver el etiquetado actualizado en las tiendas físicas y online. Pero no todos los productos serán reescalados en esta primera etapa. El cambio afectará, de momento, a cinco tipos de electrodomésticos: lavadoras y lavadoras-secadoras, frigoríficos, lavavajillas, bombillas y televisores. El resto de los productos, como aires acondicionados, secadoras, estufas o calderas, deberán estar adaptados antes del 2 de agosto de 2030, según se detalla en el reglamento europeo sobre este etiquetado.

Ahorro para los consumidores

El principal objetivo es que este etiquetado sirva de guía para el ahorro de energía de los hogares europeos. Los consumidores podrán notar el cambio en sus bolsillos, ya que la compra de electrodomésticos más eficientes equivale a un ahorro directo de dinero. Por ejemplo, si tenemos en cuenta el consumo de energía y agua en 10 años, entre una lavadora de clase B (antigua A+++) y una C (antigua B) el ahorro puede ser hasta de 500 euros en una década. En el caso de optar por una televisión de clase B (antigua A++) frente a una de categoría C, el ahorro será de 270 euros durante su vida útil, según datos del proyecto Label 2020, creado para dar a conocer este nuevo etiquetado.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones