Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Las edades de la nutrición, de 0 a 3 años: los cimientos de la salud

El periodo lácteo –así llamado por ser la leche el único alimento con el que se nutre el bebé– resulta de vital importancia para la salud y posterior desarrollo del niño. Sea leche materna o artificial, conocer a fondo ambas posibilidades definirá su óptimo aprovechamiento.

La postura adecuada para dar el pecho

Lo importante es encontrar una o varias en las que tanto el lactante como la madre se sientan cómodos. La Guía para madres que amamantan, publicada por el el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, hace algunas recomendaciones para facilitar el agarre del bebé y el vaciado adecuado del pecho.

  1. La madre debe recostarse ligeramente hacia atrás para facilitar el amamantamiento.
  2. El cuerpo del bebé tiene que estar en estrecho contacto con el de la madre. La cabeza debe estar colocada frente al pecho, con el pezón a la altura del labio superior-nariz. Es preferible acercar el bebé al pecho en lugar de que se mueva la madre.
  3. La cabeza y el cuerpo del bebé tienen que estar bien alineados: el cuello no debe estar flexionado, ni la cabeza girada.
  4. Resulta muy útil el llamado “afianzamiento espontáneo” (o agarre espontáneo), que consiste en colocar al lactante con su nariz a la altura del pezón y el mentón apoyado en el pecho. El bebé echará la cabeza hacia atrás para buscar el pezón y abrirá la boca. Es normal que necesite varios intentos antes de conseguir agarrar espontáneamente el pezón. Es preciso dar tiempo al bebé hasta que lo logre, sin que la madre se precipite a metérselo en la boca. Bastará con ayudarle, si tiene dificultades.

Si no se consigue el agarre espontáneo, puede ser útil el agarre dirigido. Una de las técnicas más empleadas es la del sándwich: para facilitar el agarre profundo hay que dar al pecho la forma ovalada de la boca del bebé. Para ello se colocan los dedos de la mano sobre el pecho, en forma de C, en el mismo sentido que los labios del niño (en paralelo a ellos) y se presiona ligeramente. Es importante dejar la areola libre para no interferir con el agarre.

  • En el momento en el que el bebé abre la boca, la madre lo atrae hacia el pecho y dirige el pezón por encima de la lengua (apuntando al paladar blando).
  • Se mantiene sujeto el pecho hasta que se confirma que el agarre es el idóneo.

Lactancia materna: razones de peso

  • Un 40% de los lactantes de 0 a 6 meses se alimentan exclusivamente con leche materna.
  • Se recomienda el inicio inmediato de la lactancia materna en la primera hora de vida.
  • Se recomienda introducir alimentos complementarios seguros y nutricionalmente adecuados a partir de los 6 meses, continuando la lactancia materna hasta los 2 años o más si madre y lactante así lo desean.
  • Se recomienda que sea la única fuente de alimento del bebé durante los primeros seis meses (incluidos los prematuros, los gemelos y los niños enfermos).
  • No hay ninguna otra intervención en la salud que tenga un beneficio tan grande para las mamás y sus bebés: en los países en vías de desarrollo, los niños que reciben este tipo de alimentación tienen 13 veces más posibilidades de sobrevivir, mientras que amamantar desde el nacimiento reduce la mortalidad del recién nacido en un 45%.

Fuentes: Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef, Asociación Española de Pediatría y Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones