Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Funerarias : Incluso los sepelios más económicos salen caros

Enormes diferencias de precios entre las diversas ciudades e incluso entre las funerarias de una misma ciudad

La posibilidad de ahorro, enorme

Pero la disparidad de precios no sólo se da entre distintas provincias. En Madrid, el funeral más caro para este supuesto cuesta 2.227 euros mientras que el más económico se queda en 647 euros, menos de la tercera parte. Y en Málaga, el más caro asciende a 1.873 euros, también más del triple que los 495 euros del más barato. En Murcia, la diferencia entre el más caro y el más barato es de 1.203 euros; en Valencia, de 1.160 euros; en Vizcaya, de 970 euros y en Alicante, de 925 euros. Es obvio que en estas ciudades dirigirnos a la primera funeraria que se nos ocurre o a la primera que se nos ofrece en el hospital, puede significar un oneroso sobrecoste. Y el fenómeno ocurre en todas las provincias: las diferencias entre la funeraria más cara y más barata de cada provincia (y recordemos que en todos los casos se pidieron tarifas para el sepelio más económico de cada funeraria) superaron los 500 euros en 10 de las 13 estudiadas. Sólo en Almería la posibilidad máxima de ahorro en el sepelio del supuesto fue modesta, 71 euros, porque en Cantabria representaba 254 euros y en Navarra 416 euros. En A Coruña y Guipúzcoa rondaba los 600 euros.

Si la familia de la persona fallecida desea o necesita ahorrar en alguno de los muchos gastos del entierro, le será útil saber que el 75% del importe total corresponde a la suma del precio del féretro (36%), la esquela (19%), el coche fúnebre (12%) y la corona de flores (8%), por lo que sus esfuerzos deberían encaminarse por reducir o eliminar el coste de alguno de esos conceptos, los más onerosos. Por último, hay que lamentar que resulta muy difícil comparar entre los precios y servicios de las funerarias, ya que muchas se muestran reacias a facilitar información o lo hacen de modo poco claro y evitando desglosar los conceptos que incluyen sus tarifas. Muestra de esta falta de transparencia es que CONSUMER tuvo que ponerse en contacto con más de 300 funerarias para conseguir datos de sólo un centenar de ellas. Otro tanto ocurrió en el estudio de 1998, si bien al menos la mitad aceptaron colaborar. Dicho de otro modo, la competencia y la claridad en precios y servicios tan asentada en otros sectores no ha llegado todavía al de pompas fúnebres, con lo que ello supone de perjuicio para los usuarios que, cuando contratan un sepelio, no pueden comparar y elegir con conocimiento de causa entre las diversas opciones que les ofrece el mercado.

Cómo se hizo el informe

Se contactó con 306 funerarias (todas las que operan en las 13 provincias a estudio) pero sólo 100 accedieron a responder al cuestionario de los técnicos de CONSUMER que, identificados como tales, solicitaron del 11 al 21 de septiembre las tarifas mínimas de cada funeraria. Así, se compararon los precios de 11 funerarias en Valencia (4 en la capital y 7 en la provincia), 5 Cantabria (una en la capital), 6 en Almería (2 en la capital), 8 en Guipúzcoa (una en la capital), 10 en Vizcaya (3 en la capital), 8 en Madrid (2 en la capital), 8 en Barcelona (ninguna en la capital), 9 en Málaga (2 en la capital), 5 en Navarra (una en la capital), 12 en A Coruña (4 en la capital), 7 en Alicante (2 en la capital), 7 en Murcia (4 en la capital) y 4 en Álava (3 en la capital). Tras conseguir las tarifas, se calculó para cada funeraria el coste de su sepelio más económico, que incluía adquisición del féretro, acondicionamiento sanitario del cadáver, su traslado en coche fúnebre, el servicio religioso, la corona de flores más común, los gastos de gestión y tramitación del expediente, el certificado de defunción, la esquela más habitual en el periódico de mayor difusión de la provincia y la tasa de inhumación.

Por las dificultades que presenta incluir el precio de la tumba (fosa, nicho o columbario), cuyo coste varía en función del tiempo para el que se realiza la concesión – lo habitual es que no se cedan los espacios en propiedad, sino en concesión-, y por haberse optado a efectos del supuesto por la inhumación y no por la incineración, estos dos conceptos no se han tenido en cuenta en la comparación, aunque sus precios han sido igualmente estudiados y el informe habla de ellos.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones