Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Problemas de salud

: Una solución para cada medio de transporte

Mantener la vista fija en un punto lejano y masticar chicle durante el trayecto ayudan a reducir la sensación de mareo

Una solución para cada medio de transporte

A continuación se describen una serie de recomendaciones según el emdio de transporte elegido para realizar el viaje:

  • En el coche. Si una persona sabe que se marea en el automóvil, debe mantener la vista fija en un punto lejano, por encima del horizonte, y mirar el paisaje, así como dejar la ventanilla abierta para que el vehículo esté bien ventilado. Otra opción es poner el aire acondicionado, ya que la alta temperatura favorece la cinetosis. También es importante evitar olores fuertes como el de gasoil, gasolina y tabaco, por lo que no se debe fumar dentro del coche. Por otro lado, las personas susceptibles de marearse no deben realizar actividades dentro del coche, como leer. El conductor también debe poner de su parte y hacer una conducción suave, sin frenazos ni tomar las curvas de manera brusca y elegir, si es posible, rutas sin curvas.
  • En el barco. Ir de crucero no le sienta igual de bien a todos los turistas, aunque los grandes buques suelen ser muy estables y apenas se nota el movimiento del oleaje, salvo que haya tormenta. Para evitar la afección es aconsejable situarse en el centro del barco, donde hay más estabilidad, y mirar hacia un punto fijo del horizonte. Si el barco es pequeño y se sabe navegar, es más efectivo llevarlo uno mismo y fijar la mirada.
  • En el avión. Es recomendable sentarse en uno de los asientos centrales del avión (a la altura de las dos alas o un poco más hacia delante) es el punto más estable del avión. Hay que evitar los asientos ubicados muy atrás o demasiado delante, porque es ahí donde se notan más las maniobras del avión. A menudo, la indisposición en los aviones está asociada a la fobia a volar, por lo que el afectado debe mentalizarse e intentar no angustiarse.
  • En el tren: En este caso, el pasajero debe buscar un sitio bien ventilado y estable, ya que cuanto mayor sea el movimiento o traqueteo al que esté sometido, mayor será el flujo de información errónea o exagerada que recibirá su organismo. Esta sobreestimulación descontrola el órgano del equilibrio y hace que una persona se maree con mayor facilidad en cualquier medio de transporte.

Pequeños viajeros, los más perjudicados

Los niños, debido a la inmadurez de su organismo, tienden a marearse con mayor frecuencia. Para ayudar a estos pequeños viajeros a dar esquinazo al mareo es importante colocarlos de una manera adecuada, en un asiento elevado; las sillitas actuales en las que deben sentarse obligatoriamente en el coche ya lo permiten.

Situarlos en un asiento elevado es importante para que, al igual que hacen los adultos que se marean, puedan fijar la vista y mirar hacia un punto situado en la parte de delante. Una buena idea es la de colocar en el cabezal de los asientos delanteros pantallas de DVD para que miren al frente mientras disfrutan de su película favorita. En cambio, se desaconseja de forma rotunda que hagan otras actividades que les obligue a mover la mirada de un lado a otro, como jugar con las maquinitas. La situación ideal es que se duerman durante el viaje, ya que es la forma más efectiva de evitarles la indisposición.

Diez consejos para evitar el mareo:

  1. Evitar hacer comidas muy pesadas y abundantes antes de iniciar el viaje. Conviene hacer una comida ligera y no viajar con el estómago vacío.
  2. Evitar el exceso de alcohol y el tabaco antes de viajar.
  3. Mantenerse bien hidratado, sobre todo en verano, con líquidos abundantes y azucarados, ya que las bajadas de azúcar (hipoglucemias) pueden ser causa de mareo.
  4. Antes de iniciar el viaje, no se deben tomar bebidas de cola ni excitantes que contengan cafeína, porque también favorecen la afección.
  5. Después del mareo sí se pueden tomar bebidas de cola o líquidos dulces, nunca zumos, para restablecerse.
  6. Viajar con luz y evitar las horas de máximo calor y la noche, ya que se pierden las referencias visuales, que también favorecen el mareo.
  7. Masticar chicle resulta beneficioso para el oído, donde se encuentra el órgano del equilibrio.
  8. Planificar el viaje y salir con tiempo con el fin de parar cada dos horas si una persona es propensa al mareo.
  9. No llevar ropa apretada porque, ante un cuadro de mareo, las prendas que oprimen molestan e incrementan la sensación de angustia.
  10. Intentar tranquilizarse y pensar en otras cosas, en lugar de lo mal que se viajará por el mareo.

Fuente: Norberto Proupin, de la SEMG, y Paloma Casado, de SEMERGEN

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones