Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Motor > Educación y seguridad vial

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Autopistas: analizados 16 tramos de vías de pago y 32 áreas de servicio : El precio por kilómetro de unas autopistas duplica el de otras

Las autopistas españolas destacan en limpieza y seguridad, pero la calidad de sus áreas de servicio es mejorable. Los tramos de la AP-9 (de Santiago de Compostela a Vigo y a A Coruña) y la AP-4 (entre Sevilla y Cádiz) son los peor valorados, un mediocre "aceptable".

A ambos lados...

Los elementos que rodean la zona de circulación (arcenes, medianas…) son factores relevantes en la seguridad de una autopista. Respecto a la separación entre los carriles de diferente sentido, en un 56% se utilizan pivotes en la mediana, en un 25% hay un jardín, en uno de cada cinco trayectos se observaron quitamiedos y en un 12,5% aparecía un desnivel o un muro (solución desaconsejada por los expertos en seguridad vial y que se apreció principalmente de Pamplona a Tudela y entre Santiago de Compostela y Vigo).

Por su parte, en el lateral derecho de la carretera sólo en un 12% había una explanada llana (lo más seguro si hay una salida de vía de un coche y que pudo observarse entre Pamplona y Tudela y de Sevilla a Cádiz). En los tramos de las 14 restantes había sobre todo caídas pronunciadas (poco recomendables para la seguridad de los conductores), vegetación, muros de contención o vallas publicitarias. Los trayectos Alicante-Valencia y Bilbao-San Sebastián son los más peligrosos en este apartado.

El mantenimiento de los arcenes de la autopista también influye en la seguridad viaria. Así, si no están lo suficientemente limpios (como es el caso de Santiago de Compostela-A Coruña, Alicante-Valencia y Santiago de Compostela-Vigo) representan un elemento de riesgo.

Aparte de estas infraestructuras, los desperfectos en la misma autopista también influyen en la seguridad de los viajeros. No se hallaron en la mayoría de los trazados, a excepción de las vías Bilbao-Zaragoza y Santiago de Compostela-A Coruña, en las que se comprobaron una serie de deterioros en algunos tramos que no estaban señalizados con conos.

Insuficientes arcenes de emergencia en los túneles

Los túneles también forman parte del paisaje de buena parte de las autovías españolas. En los tramos analizados, todos los pasos subterráneos estaban indicados con la señal de uso de la luz de cruce. Una vez dentro, la iluminación es muy buena, excepto en un túnel del recorrido de ida entre Santiago de Compostela y Vigo, que no cuenta con puntos de luz (este paso subterráneo tiene menos de 200 metros de longitud). No obstante, se comprobó que no todas las galerías disponían de salidas de emergencia. Fallan en este aspecto todos los túneles del itinerario Alicante-Valencia (que no llegan a los 500 metros de distancia), Madrid-Arganda (tiene más de un kilómetro de extensión) y Santiago-Vigo (entre 116 y 885 metros de longitud). Algo similar ocurre con los teléfonos de socorro: aprueban todos menos la R-3 y la mitad de los túneles localizados en la AP-9. Esta última autopista repite la mala nota, junto a Alicante-Valencia y la mitad del trayecto Vitoria-Burgos, por no contar con sistemas de ventilación.

Las proporciones de las carencias en los túneles se incrementan cuando se habla de cámaras de vigilancia (tan sólo se vieron en un 43% de los casos) y, de manera especial, en la ausencia de arcenes de emergencia (obligatorio en todos los túneles, aunque apenas superen los 200 metros) y que los técnicos de la revista únicamente observaron en todo el recorrido entre Bilbao-San Sebastián, Vitoria-Burgos y Santiago de Compostela-Vigo

Las principales deficiencias en las vías de pago

  • Tarifas: El desembolso medio para el uso de una autopista en nuestro país es considerable. Por cada diez kilómetros recorridos en una vía de pago, el usuario de autopistas en España tiene que pagar de media un euro. De las 16 autopistas analizadas, el precio más oneroso se pagó en el trayecto de la AP-7 entre Málaga y Estepona, y en la autopista Madrid-Toledo (AP 41), en ambos casos 1,4 euros cada diez kilómetros.

  • Peajes:
    Sólo en cuatro de las 16 autopistas analizadas, todas las casetas de peaje se encontraban abiertas o en funcionamiento.

  • Seguridad:
    Sólo en dos de los trayectos se observó una explanada llana en el lado derecho de la carretera, el mayor elemento de seguridad ante un posible accidente por una salida de vía del vehículo.

  • Señalización:
    Apenas la mitad de los paneles electrónicos localizados en estas autopistas ofrecían al conductor recomendaciones y consejos sobre seguridad vial.

  • Marcas viales:
    Un 20% de los indicativos impresos en el firme de estas 16 autopistas examinadas no eran perfectamente visibles y la pintura apenas se distinguía del asfalto.

  • Idiomas:
    La AP-7 (en el tramo Alicante-Valencia) es la única vía de pago que tiene escritas sus señales (además del castellano y de valenciano) en una lengua extranjera.

  • Túneles:
    Los técnicos de la revista cruzaron túneles en menos de la mitad de las 16 autopistas visitadas. Tan sólo tres de ellos contaban con los obligatorios arcenes de emergencia.

  • Áreas de servicio:
    Las 32 zonas de descanso examinadas superan el examen final con una nota media de “bien”. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer en los apartados de accesibilidad para personas con discapacidad y reciclaje de residuos.

  • Emergencia sanitaria:
    Las áreas de servicio visitadas en los trayectos entre Barcelona-La Jonquera y Barcelona-Valencia fueron las únicas que disponían de un puesto de atención sanitaria.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones