Compresas o tampones: cuestión de gustos, que no de eficacia