Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Las edades de la nutrición: alimentación en la adolescencia

Llega una etapa de cambios. El organismo se acelera para completar el desarrollo corporal y neurológico, mientras evoluciona la relación con el entorno. Las amistades y otros modelos de conducta o estéticos hacen peligrar los hábitos saludables. En esta segunda década de vida hay que tener mucho cuidado con los trastornos alimentarios.

La adolescencia es un periodo entre la niñez y la edad adulta, que va, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde los 10 a los 19 años. En esta etapa se producen importantes cambios en el desarrollo corporal y neurocognitivo de los jóvenes, pero también toman forma los roles sociales y de identidad, que interactúan de manera compleja y pueden tener importantes consecuencias sobre el bienestar y la salud. Desde el punto de vista nutricional, todos estos cambios no solo conllevan mayores necesidades de energía (calorías) y de nutrientes (a veces muy por encima de los requerimientos que se tendrán en la edad adulta); también forjan los hábitos que persistirán toda la vida y determinan la forma de afrontar ciertas conductas de riesgo (algunas relacionadas con la nutrición, como los trastornos del comportamiento alimentario).

Unas necesidades que aumentan

Estamos en una etapa que se caracteriza por un desarrollo acelerado. Durante estos años, el cuerpo se adapta para intentar ser más eficiente en la absorción y el uso de macronutrientes (es decir, los compuestos que aportan la energía, como las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono) y de micronutrientes (vitaminas y minerales), pero también necesita mayor cantidad de ellos. Si un adulto medio tiene que ingerir entre 1.900 y 2.300 kcal al día, los requerimientos medios de un adolescente pueden llegar a ser bastante mayores, unas 3.000 kcal, especialmente entre aquellos que practican actividad física. Todas estas necesidades extra se pueden ajustar al patrón de consumo actual, sumamente cultural, formado por las cinco comidas diarias tradicionales: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.

Qué alimentos elegir

“Con la llegada de estos requerimientos energéticos, aumentará también el riesgo del consumo de gran variedad de alimentos ultraprocesados insanos, por su alta densidad energética, como la bollería, la comida rápida, las bebidas azucaradas y energéticas… Algo que, sin duda, hay que evitar”, advierte Eduard Baladia, dietista-nutricionista y miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética. En consecuencia, debe fomentarse el consumo diario de alimentos saludables, como las legumbres, los cereales de grano entero (arroz integral, avena, trigo integral, mijo, cebada entera, espelta o quinoa, por ejemplo) y las frutas. También se recomiendan productos con una alta densidad energética pero también nutricional, como los frutos secos y la fruta deshidratada, que pueden ser grandes aliados como tentempié, un tipo producto que seguramente está muy presente en el patrón de consumo del adolescente. Todos estos alimentos ayudarán a los jóvenes a cumplir con los requerimientos de nutrientes:

  • Proteínas. Las necesidades de este macronutriente no son muy distintas a las de un adulto. Con el aumento del consumo energético a través de alimentos saludables, estos requerimientos quedan cubiertos. De hecho, según un análisis de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el consumo medio de proteína en los adolescentes europeos se sitúa entre 1,2 g y 2,0 g por kg de peso, muy por encima de lo necesario (0,8 g a 0, 9 g por kg).
  • Calcio. Las necesidades de este nutriente son mayores (1.150 mg/día frente a los 1.000 mg/día para los adultos), pero gracias a que el organismo lo absorbe y utiliza con mayor eficiencia en esta etapa, prácticamente no será necesario que los adolescentes consuman más cantidad de calcio.
  • Hierro. Las necesidades de este compuesto en la adolescencia son prácticamente idénticas a las recomendadas en la edad adulta en los chicos (11 mg/día), pero aumentan ligeramente en el caso de las chicas (13 mg/día), debido a las pérdidas de hierro por la menstruación.

Así se calculan las raciones

UNA RACIÓN DE FRUTA EQUIVALE A

  • 1-2 cortes de melón, sandía, piña
  • 1 naranja, manzana, pera, melocotón, plátano
  • 1 bol de cerezas, fresas, uvas, frutos rojos
  • 2-3 albaricoques, ciruelas, mandarinas, higos, nísperos

UNA RACIÓN DE HORTALIZAS EQUIVALE A

  • 1 pimiento, 1 calabacín, 1 berenjena
  • 1-2 tomates, zanahorias, pepinos
  • 1 plato de verdura cocida (judías verdes, puré, menestra)
  • 1 plato de ensalada variada

Fuente: Pequeños cambios para comer mejor, de la Generalitat de Cataluña.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente Hábitos saludables »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones