Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Cremas de verduras: saludables... si vigilamos la sal

A PRIMERA VISTA PARECEN SIMILARES, PERO SI NOS FIJAMOS EN LOS DETALLES COMPROBAMOS QUE EXISTEN IMPORTANTES DIFERENCIAS ENTRE ELLAS. NO TODOS LOS PLATOS HONDOS SON IGUALES.

La horquilla de precios

Si consideramos todas las cremas analizadas, el precio promedio por ración es 1,05 €, pero existen grandes diferencias entre ellas. Las más caras son la crema de calabaza y la crema de 8 verduras de Knorr (1,66 €/ración), seguidas de las de marca Pedro Luis (1,39 €/ración) y de las cremas de calabaza y de verduras Anko (1,37 €/ración). Entre los factores que podrían explicar estos precios se encuentran el uso de un envase de vidrio, el empleo de materias grasas de precio elevado (mantequilla o aceite de oliva virgen extra), el notable contenido de vegetales (que estaría en torno al 40-60%) y la utilización de vegetales frescos, como ocurre en los productos Pedro Luis (en otros casos se suelen emplear ultracongelados).

Los precios más bajos corresponden a las cremas de Eroski (0,57 €/ración) que, a pesar de ello, están elaboradas con aceite de oliva virgen extra (1%) y compuestas por una proporción de vegetales (33-42%), similar a la de otras cremas que tienen un precio superior, como algunas de la marca Knorr. Por otra parte, resulta llamativo que todos los productos de Knorr y Gallina Blanca (salvo los mencionados anteriormente) tienen el mismo precio: 0,95 €/ración. Para la realización de esta guía se han considerado los envases de 500 ml, pero hay que tener en cuenta que los formatos más grandes siempre resultan más económicos. Por ejemplo, la crema de calabaza Gallina Blanca en envase de un litro costaría 0,78€/ración en lugar de los 0,95€/ración del envase de 500 ml.

No todos los alimentos procesados son insanos

¿Puede equipararse una crema ‘industrial’ a una ‘casera’? A menudo se tiende a pensar que todos los alimentos procesados son insanos y que todos los alimentos caseros son saludables, pero esto no es así necesariamente. En primer lugar, habría que distinguir entre productos ultraprocesados, que normalmente se caracterizan por contener elevadas proporciones de sal, azúcar añadido, harinas refinadas y alta densidad energética y, por otra parte, productos procesados, que pueden ser saludables, como ocurre con una conserva de garbanzos o con una ensalada de bolsa. Además, hay productos que, a pesar de proceder de elaboración casera, pueden ser insanos, como, por ejemplo, una tarta de chocolate tradicional. En el caso de las cremas de vegetales analizadas, la calificación Nutri-Score asegura que la mayoría pueden ser consideradas como saludables. Esto es debido a que, en general, contienen una cantidad significativa de vegetales y fibra, bajo aporte calórico y apenas contienen grasas saturadas o azúcares añadidos. El punto a tener más en cuenta sería la cantidad de sal, junto con la proporción de vegetales, que puede variar mucho de un producto a otro. Si hacemos una elección adecuada (alta proporción de vegetales, poca sal y elaborado con aceite de oliva), la composición de una crema de vegetales se podría equiparar sin problema a una elaborada en casa.

Conclusiones

Para elegir adecuadamente una crema de vegetales debemos considerar varios elementos. Uno de los más importantes es la proporción en la que se encuentran esos ingredientes. Con el fin de conocer este dato es necesario que el etiquetado sea correcto y muestre adecuadamente esa información. También es deseable que el producto no contenga mucha sal (a poder ser menos de 1,25 g por cada 100 gramos) y esté elaborado con aceite de oliva. No sería necesario utilizar ningún otro ingrediente, pero es habitual el uso de almidón de maíz para obtener una textura más espesa. Si se cumplen estas premisas, el producto será adecuado desde el punto de vista nutricional. Otras características a considerar son el precio y el envase (preferiblemente opaco para evitar el posible deterioro causado por la luz solar). Teniendo todo esto en cuenta, el producto que mejor se adapta a estas premisas es la crema de verduras Gallina Blanca: tiene un precio asequible (0,95 €/ración, el 40% más caro que el de Eroski), una cantidad notable de vegetales (56%) y un perfil nutricional relativamente aceptable (salvo por su contenido en sal, que es 1,88 g/ración). También la crema de verduras Anko y la crema de calabaza Pedro Luis parecen una buena opción. Incorporan menos sal (1,25 g/ración y 1,50 g/ración, respectivamente), unos ingredientes interesantes (entre ellos aceite de oliva), un buen perfil nutricional y, en principio, parece que contienen una notable proporción de verduras (en el caso de Pedro Luis se especifica además que son frescas), pero es algo que no se muestra en el etiquetado, cuando debería hacerse. Por otra parte, hay que considerar que su precio es de los más altos (1,37 €/ración y 1,39 €/ración, respectivamente) y que se comercializan en envase de vidrio, con las ventajas e inconvenientes que eso implica.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones