Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Interpretar la composición nutricional

A PRIMERA VISTA PARECEN SIMILARES, PERO SI NOS FIJAMOS EN LOS DETALLES COMPROBAMOS QUE EXISTEN IMPORTANTES DIFERENCIAS ENTRE ELLAS. NO TODOS LOS PLATOS HONDOS SON IGUALES.

Interpretar la composición nutricional

Otro aspecto importante del etiquetado es la información nutricional, que debemos interpretar como complementaria a la que aparece en el listado de ingredientes. Lo que se suele consultar en este apartado es, sobre todo, la energía que aporta el alimento. En el caso de las cremas el aporte es bajo, un promedio de 106 kilocalorías, lo que equivale a una rodaja de melón. Los productos que presentan los mayores valores son la crema de Alicia (172,5 kcal/ración), la crema de 8 verduras (167,5 kcal/ración), ambas de Knorr, y la crema de calabaza Gvtarra (137,5 kcal/ración), mientras que las que aportan menos kilocalorías son la crema de verduras con Ligeresa (70 kcal/ ración), la crema de calabaza Anko (70 kcal/ración), la crema de calabacín con queso Eroski (77,5 kcal/ración) y la crema de espárragos Knorr (77,5 kcal/ración). En cualquier caso, no deberíamos preocuparnos en exceso por la cantidad de calorías que consumimos, sino por saber de dónde vienen. Por ejemplo, no es lo mismo obtener 100 kilocalorías a partir de un bollo de chocolate que hacerlo a partir de una manzana, ya que esta última tiene nutrientes interesantes, mientras que el primero aporta grandes proporciones de azúcares, harinas refinadas…

Los bajos aportes calóricos de las cremas que acabamos de mencionar podrían explicarse por una mayor cantidad de agua y una menor proporción de vegetales. La información nutricional también nos permite conocer que algunos de los productos analizados destacan sobre el resto por su contenido en grasas saturadas. Se trata de las cremas envasadas en vidrio de Knorr (calabaza y ocho verduras) (5 g/ración), lo que se debe a su contenido en mantequilla. En el extremo opuesto se encuentran la crema de verduras Knorr Ligeresa y el puré de verduras jardinera (0,3 g/ración). Más allá de las cantidades, deberíamos fijarnos en el tipo de grasa que contienen, que es lo importante. En el caso que nos ocupa, lo más recomendable sería elegir un producto elaborado con aceite de oliva. Algunos de estos productos aportan una cantidad significativa de fibra, como las cremas de verdura Gallina Blanca y Anko, con 4,8 y 4 g/ración, respectivamente.

Ojo con la sal

Lo relevante en cuanto a la información nutricional de este tipo de productos es la cantidad de sal. Las cremas y los purés precocinados siempre han tenido fama de contener una cantidad excesiva de ese condimento. Para saber si hay algo de cierto en ello, primero habría que aclarar qué se considera mucha sal. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), un alimento tiene mucha sal cuando supera 1,25 g de esta sustancia por cada 100 g de producto. En las cremas analizadas, el promedio de sal fue de 0,71 g/100 g, así que se podría decir que la cantidad no es excesiva.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que una ración de este tipo de productos está constituida por 250 g, lo que supone un contenido promedio de sal de 1,78 gramos/ración, una cantidad que debe ser tenida en consideración (la Organización Mundial de la Salud recomienda no superar los 5 g al día, por lo que, si en un solo plato nos acercamos a los 2 g de sal, es probable que superemos esos 5 g a lo largo del día con el aporte del resto de las comidas). En este sentido, el producto que menos sal por ración contiene es la crema de verduras Anko (1,25 g), seguida de la crema de calabaza Pedro Luis (1,50 g) y la crema de calabacín Knorr (1,60 g). En el extremo opuesto se encuentran la crema de garbanzos con verduras Anko y la crema de verduras Pedro Luis (ambas con 2,50 g de sal por ración), seguidas de la crema de calabaza Eroski (2,08 g/ración). La cantidad de sal depende más del tipo de crema que de la empresa que lo fabrique. Como acabamos de ver, la marca Anko tiene uno de los productos con más sal de los analizados (2,50 g/ ración) pero también el que contiene una menor cantidad de sal (1,25 g/ración).

El podio de la sal*

PRODUCTOS QUE MÁS TIENEN

  • Crema de garbanzos con verduras Anko: 2,50 g
  • Crema de verdura Pedro Luis: 2,50 g
  • Crema de calabaza Eroski: 2,08 g

PRODUCTOS QUE MENOS TIENEN

  • Crema de verduras Anko: 1,25 g
  • Crema de calabaza Pedro Luis: 1,50 g
  • Crema de calabacín Knorr: 1,60 g

Media: 1,78 g

*Datos por ración. La AESAN sitúa el límite saludable de sal en 1,25 g/100 g. Pero la ración de crema de verduras tiene 250 g, por lo que el promedio es elevado (si se tiene en cuenta que la recomendación dietética general limita el consumo de sal a 5 g diarios).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones