Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Petit suisse: Ni mucha grasa ni mucho colesterol

Se han analizado cinco muestras de queso fresco semidesnatado (Clesa, Nestlé, Yoplait, Danone y Kaiku), más conocidos como petit suisse, si bien esta denominación es propiedad de la marca Danone.

  Son de sabor a fresa, salvo Danone y Yoplait que son "con fresas". Se comercializan en bandejas de seis unidades de 60 gramos cada una, excepto Kaiku que se presenta en formato de cuatro unidades, también de 60 gramos. El precio va desde las 529 pesetas por kilo de Kaiku hasta las 429 pesetas por kilo de Clesa. Por unidad, el precio va desde 26 pesetas en Clesa hasta las 32 pesetas de Kaiku.

Los petit suisse son un queso fresco obtenido por coagulación de la leche, a la que se quita lentamente el suero para conseguir esa consistencia fina y untuosa que les hace tan peculiares al paladar. Se elaboran con leche desnatada pasteurizada, están enriquecidos con nata y pueden ser naturales o con diferentes sabores, en nuestro caso de fresa.

La conclusión más interesante del análisis es que estos petit suisse son un producto bien elaborado y que (a diferencia de lo que ocurría con los de hace unos años, que tenían demasiada grasa) pueden figurar en la dieta habitual de los niños.

Dos argumentos defienden esta aseveración. En primer lugar, son un producto muy nutritivo, por su considerable aportación de hidratos de carbono, proteínas, calcio y otros minerales y vitaminas. Y, en contra de lo que se pudiera pensar, no son muy calóricos ni tienen mucha grasa (en torno a un 4%) y su contenido de colesterol es bien moderado.

Desde un punto de vista higiénico-sanitario, todas las muestras se encontraban en correcto estado, por lo que son perfectamente aptas para el consumo. La composición nutricional de las cinco muestras es similar, de ahí que las prestaciones organolépticas (apariencia, sabor, aroma y textura) se conviertan en el criterio fundamental de diferenciación. Y de elección, además de, como siempre, el precio. El etiquetado es también conforme a norma, con una sola irregularidad, en Yoplait, que no indica los porcentajes mínimos de extracto seco lácteo. Por otro lado, excepto Yoplait, todas las muestras usan sórbico, un conservante autorizado e inocuo para el consumidor. Y lo hacen en dosis muy inferiores al máximo admitido. Por último, en dos (Clesa y Nestlé) se detectaron colorantes artificiales.

En la cata tres (Nestlé, Danone, Yoplait) obtuvieron buena calificación final, 6 puntos, mientras Clesa no llegó al aprobado por su escaso sabor a fresa e insuficiente dulzor. Kaiku, por su parte, mereció 5 puntos. Yoplait es una opción interesante, a pesar de sus fallos en la etiqueta que debe corregir. Aunque contiene un poco más de grasa que los demás y aporta menos proteínas, no usa conservantes ni colorantes artificiales, añade fresas, fue tan satisfactorio como el que más en la cata, y es de los más baratos, a 27 pesetas la unidad.

Muy nutritivos.

Estos petit suisse presentan, de media y aproximadamente, un 70% de humedad, de forma que el 30% restante es el extracto seco. De este contenido resultante de extraer la humedad, el porcentaje más alto, sobre el 15% del total de producto, corresponde a los hidratos de carbono.

Los quesos frescos semidesnatados suministran también una interesante cantidad de proteínas de buena calidad (entre el 6% y el 9%), que provienen de la leche. La grasa no es mucha, entre poco más del 4% y el 3% según las muestras, y proviene de la nata añadida al producto ya que la materia prima de los petit suisse es la leche desnatada (sin grasa). Son unos porcentajes de grasa muy razonables para tratarse de un derivado lácteo, y de un alimento tan nutritivo. La clasificación de los quesos (graso, semidesnatado, desnatado, ...) se hace según la grasa láctea sobre extracto seco lácteo (GL/ESL). Dado que la grasa y el extracto seco son de origen lácteo, cabe considerar la grasa total sobre extracto seco total igual al GL/ESL.

Todas las muestras están entre un 10% y un 16% de grasa sobre extracto seco, por lo que son quesos semidesnatados (según la norma, entre un 10% y un 25% de grasa sobre extracto seco) y así lo señalan en su etiqueta, salvo Yoplait que, a pesar de que el dato es de inclusión obligatoria, no lo indica. También es obligatorio indicar la grasa láctea sobre extracto seco lácteo (GL/ESL), y el porcentaje mínimo de extracto seco lácteo (ESLmin), lo que todas las marcas hacen, excepto nuevamente Yoplait. Al comparar los valores del etiquetado con los reales, se observa que el extracto seco real es un poco mayor que el mínimo declarado, por lo que tienen menos humedad que la indicada, lo que, por cierto, no significa problema alguno. Y el porcentaje de GL/ESL real (10%-16%) es inferior al declarado (20%-24%); es decir, que hay menos grasa en el extracto seco del petit suisse. Yoplait, tal y como se ha adelantado, no refleja ninguno de estos datos: indica un 30% de materia grasa en el queso fresco original, una forma no correcta de señalar el contenido de este nutriente.

La mayoría de los hidratos de carbono de estos petit suisse proceden de los azúcares. El añadido, la sacarosa, es el azúcar mayoritario, con valores entre el 7 % de Yoplait y el 12% de Nestlé. Otro azúcar importante es el natural de la leche, la lactosa, que se presenta entre un 2% (Kaiku) y el 3% de Clesa. Estos quesos frescos semidesnatados son un alimento de valor energético moderado, en torno a las 120 calorías por cada 100 gramos. Es un aporte calórico mayor que las del queso fresco desnatado (por la adición de nata), pero muy inferior a otras presentaciones del queso. Las cantidades de colesterol tampoco son elevadas. Nestlé es el que menos tiene, con 17 miligramos por 100 gramos, y el que más fue Yoplait (el petit suisse de más grasa), con 39 mg. de colesterol por cada 100 gr. de producto.

El aporte de calcio es elevado, al suministrar unos 120 miligramos por cada100 gramos de producto, lo que representa un 15% de la ración diaria recomendada para niños y niñas entre 1 y 9 años, los principales consumidores de este alimento. También aparecen cantidades importantes de fósforo y el potasio, minerales que también intervienen en el desarrollo óseo. Entre las vitaminas, los petit suisse proporcionan muchas B1 y B2, hasta llegar (en 100 gramos de producto) al 70% de la ración diaria recomendada en los niños. También proporcionan vitaminas A y D, si bien cantidades más modestas.

Estado sanitario y aditivos, bien.

Se buscaron dos tipos de aditivos, los conservantes (ácido benzoico, sórbico y parabenes) y los colorantes artificiales. En ninguna muestras se detectaron benzóico y parabenes, pero se registraron diferentes cantidades de sórbico, exceptuando Yoplait, que no contiene este aditivo. Todas las marcas que lo usan indican en el etiquetado la adición de este aditivo. El máximo legal de este conservante, inocuo para el organismo, se establece en 1000 ppm (partes por millón), valor muy por encima de los determinados en las muestras analizadas. Por tanto, todas respetan la norma en cuanto a este conservante.

De otra parte, sólo en Nestlé y Clesa se detectaron colorantes artificiales (el E-129). Ambas muestras lo reconocen en su lista de ingredientes. En las listas de Kaiku, Yoplait y Danone se indica el ácido carmínico (E-120), un colorante natural. Yoplait anuncia en su etiqueta "sin conservantes, sin colorantes artificiales", afirmación que no contradicen los resultados obtenidos en el laboratorio. Los fabricantes reconocen en sus etiquetas que añaden aromas (de fresa, u otros). Lo hacen incluso Yoplait y Danone que, según su etiquetado, añaden un 6% de trozos de fresas y pulpa de fresas, respectivamente.

En el análisis microbiológico se buscaron E. coli, coliformes totales, S. aureus, salmonella, shigella, listeria y el total de mohos y levaduras. En ninguna muestra se ha detectado la presencia de estos microorganismos; por tanto, el estado higiénico-sanitario es correcto, lo que habla muy favorablemente de la higiene en los procesos de fabricación y manipulación del producto.

Etiquetas, revisadas.

Todas las muestras indican en sus etiquetas la información exigida: denominación, contenido en gramos, fecha de consumo preferente, lista de ingredientes, modo de conservación (en el frigorífico), nombre y dirección del fabricante y RSI, obligatorio en productos lácteos. También se debe indicar la clasificación del producto en base a su contenido en grasa ("semidesnatado", en los petit suisse), el porcentaje mínimo de extracto seco lácteo (ESLmin) y el porcentaje de grasa láctea sobre extracto seco lácteo (GL/ESL), que todas las muestras señalan excepto Yoplait.

En cuanto a los ingredientes, ninguna indica el origen de la leche utilizada. No están obligadas a hacerlo si la leche es de vaca. Por último, el contenido real coincide con el declarado (60 gramos). En la única muestra que contenía algo menos de lo anunciado, el valor se hallaba dentro del margen tolerado por la norma.

En cata, tres muestras consiguieron un

Los catadores valoraron la apariencia (aspecto, color rosado), el sabor (a fresa, y el dulzor) y la textura en boca de cada muestra. La puntuación global más alta fue para Yoplait, Danone y Nestlé, con 6 puntos cada uno. El aspecto de Yoplait fue peor valorado por acuoso y por su color rosado débil. Sin embargo, consiguió la mejor valoración en el sabor debido a su intenso gusto a fresa y su apreciable dulzor. En Danone, de mejor aspecto, la intensidad del color es algo débil; pero su sabor dulce fue bien valorado y gustó la textura en la boca. La mejor valoración en apariencia la obtuvo Nestlé, por su aspecto compacto y color rosado. Además, su sabor fue el más dulce (es la muestra con más sacarosa). La nota de Kaiku fue de 5 puntos.

Gustaron su color rosado, el aspecto y la textura pero la intensidad del sabor a fresa y dulzor fueron intermedias. El petit suisse peor valorado fue Clesa, con 3 puntos. Su intenso color rosado gustó, pero el sabor fue entendido como insatisfactorio, por sus escasos dulzor y gusto a fresa.

Como este alimento es consumido principalmente por los más pequeños de la casa, se realizó una prueba de preferencia entre niños y niñas de edades comprendidas entre 4 y 5 años. Se pidió a estos catadores tan insólitos que eligieran su muestra preferida. Nestlé fue la más veces seleccionada, mientras que Clesa fue la de menor aceptación. Como puede comprobarse, la valoración coincide en mucho con la de los catadores habituales de CONSUMER.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto