Vivir y trabajar sin coche es deseable… y posible