Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Servicios y Hogar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Residencias para la tercera edad: analizadas 125 públicas, privadas y concertadas en 18 provincias : Sigue habiendo pocas plazas y cada vez son más caras

Hay listas de espera en el 70% de ellas y un 21% adolecen de carencias de calidad. En los últimos cuatro años, los precios de las públicas han encarecido más, hasta un 23%, pero en general siguen siendo más baratas y mejores que las privadas

Equipamiento, limpieza y accesibilidad

Centros bien equipados

/imgs/20090401/tema2.jpgMás de la mitad de las 125 residencias analizadas, el 57% eran de titularidad privada, 20% tenían carácter concertado (centros de carácter privado que ofrecen algunas plazas públicas subvencionadas por la Administración) y un 23% eran públicas (aunque pueda sorprender, ésta es la proporción de residencias públicas frente a privadas que hay en España). Además de estar acondicionadas como residencias permanentes, el 56% de estos centros pueden ofrecer plazas para estancias temporales, dar servicio como centros de día (34%) o servir de viviendas comunitarias (5%). La oferta media es de 41 habitaciones por residencia, aunque se visitaron pequeños centros de apenas cinco cuartos y una residencia en Navarra con más de 500 habitaciones. Lo más habitual es que cuenten con habitaciones individuales y dobles (idóneas para matrimonios o parejas de residentes, y más económicas que las individuales); aunque también se encontraron habitaciones triples (en 23 centros) e incluso con cuatro camas (en 7 residencias).

En general, las residencias merecen un ‘bien’ en servicios e infraestructuras pero destacan las visitadas en Álava, Navarra y Vizcaya con un ‘muy bien’ de media. En el extremo contrario, las de Asturias suspenden con un ‘regular’ y las analizadas en Cádiz y Zaragoza son las únicas con peores calificaciones que las analizadas en 2005, que no forzosamente fueron las mismas. El estado de mantenimiento de los centros es óptimo en general (sólo un 12% necesita reformas) y cuentan con habitaciones bien equipadas (con calefacción, armarios, mesillas…) aunque es raro que tengan aire acondicionado, teléfono o televisor. Tres de cada cuatro tienen aseo en el cuarto pero el baño no tiene timbres de emergencia (sí los hay en el 96% de las habitaciones). La mayor parte de las residencias dispone de asistencia farmacéutica, programas de animación socio-cultural, salas de lectura y comedor. Pero faltan gimnasios (sólo el 35% de las residencias visitadas contaban con ellos) y salas de ordenadores con conexión a Internet (sólo en el 16% de los centros).

Limpieza y accesibilidad

En líneas generales, el estado de limpieza de estos centros es correcto aunque, los jardines de 10 de las 94 residencias que cuentan con ellos se encuentran un tanto descuidados. Suspenden en este apartado las residencias visitadas en Cádiz y sobresalen una vez más las de Álava, con un ‘muy bien’ igual que las de Navarra y Granada. La accesibilidad para discapacitados también obtiene buenas calificaciones, aunque suspenden en este apartado los centros visitados en Cádiz y Málaga. Así, casi todos los visitados disponían de rampas o ascensores para subir de un piso a otro (excepto tres residencias madrileñas que sólo tenían escaleras) y tanto los baños como las habitaciones tienen, en general, suelos antideslizantes, platos de ducha con asidero e inodoro con soportes laterales.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones