Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Vacunarse cada año

La capacidad que tenga nuestro sistema inmune para recordar a los patógenos (virus, bacterias, hongos, parásitos) y toxinas que una vez nos hicieron daño, y hacerles frente cuando estos vuelvan a intentar “atacarnos”, es clave a la hora de desarrollar ante la infección una intensa sintomatología o que todo se quede en un cuadro asintomático. Hablamos de la memoria inmunológica y las vacunas. ¿Por qué algunas necesitan más de una dosis y por qué dicen los expertos que tendremos que vacunarnos cada año?

Vacunarse cada año

Aún es pronto para confirmarlo, pero las evidencias apuntan a que la covid-19 se puede convertir en una enfermedad endémica, es decir, que se quede entre nosotros para siempre. Existen siete coronavirus que infectan a los humanos y cuatro de ellos, responsables junto a otros patógenos del resfriado común, son muy habituales y se estima que una gran parte de la población ya está inmunizada contra ellos. De los tres restantes, el SARS y el MERS también produjeron una pandemia y epidemia, respectivamente, pero las infecciones se llegaron a controlar hasta desaparecer.

Con el SARS-CoV-2, el causante de la covid, estamos en plena fase pandémica. “Aún no se puede confirmar, lo más probable es que se convierta en un virus endémico. Seguramente se produzcan brotes, que es lo que ocurre con los otros cuatro coronavirus endémicos, pero estarán controlados porque la mayoría de la población estará inmunizada”, indica el vicepresidente la Asociación Española de Vacunología, Jesús Merino. “Para saber si hay que repetir anualmente la vacunación habrá que observar cómo muta el virus y cuánto tiempo dura la memoria inmunitaria que generamos con la vacuna”, añade.

¿Un vacunado contagia?

Lo ideal es que una vacuna aporte una inmunidad esterilizante ante cualquier enfermedad, eso significa que el sistema inmune es capaz de repeler al virus antes de que tenga lugar la infección. Normalmente las infecciones que se pasan una vez en la vida inducen unas respuestas inmunes muy robustas y duraderas de manera que, una vez que hemos pasado la enfermedad, ya no nos podemos reinfectar. El sarampión o las paperas se puede incluir en este grupo de enfermedades.

Los virus que infectan a través de las membranas mucosas de la garganta y de la nariz, como el SARS-CoV-2, no inducen esa inmunidad esterilizante, sino lo que se conoce como una inmunidad funcional, en la que nuestras defensas son capaces de reconocer al “bicho” y luchar contra él para no desarrollar una sintomatología grave, pero no evita que volvamos a sufrir la infección. “Todas las vacunas que se están usando ahora mismo contra la covid (Moderna, Pfizer, AstraZeneca y Janssen) se administran mediante inyección subcutánea y generan una protección muy eficaz frente a la infección. Pero no evitan que, si una persona vuelve a infectarse puede ser contagiosa para los individuos de su entorno”, matiza López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología.

Las vacunas que se administran directamente en las superficies mucosas (mediante espray nasal o vía oral) sí que podrían ser capaces de neutralizar rápidamente al virus y limitar en gran medida la capacidad de contagio. Por la rapidez y la urgencia de la pandemia, las primeras vacunas que han llegado al mercado han sido las inyectables, pero existen varias vacunas orales y mediante espray que ya están en las últimas fases de ensayos clínicos y que podrían estar el año que viene en el mercado, entre ellas una española.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones