Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien

Guía de compra legumbres : Legumbres: un lujo en el plato

Pese a ser económicas, sabrosas y fundamentales para una dieta equilibrada, su consumo está lejos de lo recomendado

Una a una

De las legumbres destaca, sobre todo, lo que no aportan (o proporcionan en muy pequeñas cantidades): sal, grasas saturadas o grasas trans, colesterol o azúcares simples. Estos últimos nutrientes son los que todas las autoridades sanitarias consideran que deberíamos ingerir en menor cantidad. Las que siguen son las principales propiedades y usos de las legumbres de mayor consumo en nuestro país:

Alubias

  • ¿Qué nos aportan? Fuente de vitamina B1, contribuyen al normal funcionamiento del sistema de producción de energía en el cuerpo; de hierro, imprescindibles para prevenir la anemia ferropénica, bastante frecuente en España; de zinc, un mineral necesario para muchas funciones corporales, como la fertilidad; de potasio, importante para el mantenimiento de la presión sanguínea en niveles normales y de fósforo, determinante para el mantenimiento de huesos.
  • En la cocina: indicadas sobre todo para cocidos y ensaladas, necesitan remojo si no son frescas, en agua fría. Su cocción suele durar de dos a tres horas en cazuela normal y una hora si se cocinan en olla rápida. Un consejo: conviene darle un «toque» personal al plato y añadir un refrito de cebolla y pimentón.

Guisantes

  • ¿Qué nos aporta? Sobre todo, vitamina B1, niacina, ácido fólico, vitamina C (incluso cocinada) y fósforo. La vitamina B1 es necesaria para una normal función cardíaca, mientras que la niacina y el ácido fólico, bastante deficitario en la población, se precisan para mantener las funciones psicológicas en buen estado. Es poco habitual ingerir una insuficiente cantidad de vitamina C, vitamina que incrementa la absorción del hierro de los alimentos. Menos habitual todavía es tomar poco fósforo, un mineral imprescindible para una correcta formación de los dientes.
  • En la cocina: de cocción corta, 5 minutos, en agua hirviendo con sal. Es importante que se refresquen a continuación en agua fría con hielo para fijar el color. Se recomienda servirlos con un salteado de ajo y jamón o bacon. Sin embargo, los guisantes son unas legumbres muy apropiadas para hacer cremas. Para ello, conviene pasarlos por el colador chino con el fin de eliminar la piel, que puede resultar indigesta.

Garbanzos

  • ¿Qué nos aportan? Fuente de hierro, potasio y fósforo y rico en ácido fólico. El hierro contribuye a las funciones cognitivas, mientras que el potasio es necesario para el buen funcionamiento de los músculos. El fósforo participa en la absorción del calcio, aunque el fósforo es un mineral bastante abundante en los alimentos por lo que su déficit es poco habitual. Sí es muy frecuente la falta de ácido fólico, vitamina que contribuye al crecimiento del tejido maternal durante el embarazo.
  • En la cocina: se pueden servir cocidos con la sopa, un caldo o en ensaladas. No obstante, los garbazos también pueden jugar a ser una guarnición contundente, como en un plato de carne y pescado, como el bacalao.

Habas

  • ¿Qué nos aportan? Destacan por su aporte en niacina, ácido fólico, vitamina C (las habas aportan vitamina C incluso hervidas) y fósforo. La niacina es necesaria para mantener en correcto estado las membranas mucosas del organismo, mientras que el ácido fólico puede prevenir el cansancio y la fatiga. Es raro que la población tenga déficit de vitamina C, una vitamina necesaria para el buen funcionamiento del sistema inmune. Menos deficitario es el fósforo, un mineral que participa en el aprovechamiento que nuestro cuerpo hace del calcio ingerido.
  • En la cocina: si son frescas se pueden conservar entre tres o cuatro días en el frigorífico o en un lugar fresco y seco. Soportan muy bien el congelado, hasta tres meses. Antes de congelarlas se escaldan -meterlas durante dos minutos en agua hirviendo-, se enfrían y se congelan. Así, una vez descongeladas, ya están listas para añadir a cualquier tipo de plato.

Lentejas

  • ¿Qué nos aportan? Destaca su alto contenido en ácido fólico, aunque también aportan vitamina B1, hierro y zinc. El ácido fólico y el hierro son necesarios para crear los glóbulos rojos (células sanguíneas), mientras que la vitamina B1 participa en la correcta función del sistema nervioso. El zinc, por su parte, contribuye, junto a otros nutrientes, a mantener en buen estado los huesos.
  • En la cocina: no necesitan remojo, y en una cazuela normal basta con dos horas de cocción para que resulten sabrosas. Además de cocidas con un poco de cebolla y pimiento verde, se pueden comer con chipirones. El resultado es un plato muy sabroso y saludable desde el punto de vista nutricional. También se recomienda su ingesta salteadas con verduras para elaborar ensaladas templadas.

Soja

  • ¿Qué nos aporta? Fuente dietética de vitamina B6, ácido fólico, hierro, potasio y fósforo. La vitamina B6 regula la actividad de las hormonas corporales, mientras que el ácido fólico y el hierro (dos nutrientes cuyo déficit es bastante frecuente en la población) son necesarios para una buena función del sistema inmune. El potasio es necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso, mientras que el fósforo mantiene en buen estado huesos y dientes, aunque su déficit no es habitual.
  • En la cocina: se puede preparar hervida. No necesitan remojo y cualquier preparado válido para las lentejas es aplicable a la soja. Una alternativa muy valiosa en la cocina son sus brotes. Aportan un toque de sabor y textura y aumentan el valor nutricional de ensaladas y salteados.

Legumbres con sello

En nuestro país, merecen una mención especial las cinco leguminosas que llevan el sello de Indicación Geográfica protegida (IGP). El certificado atiende al nombre de una región o lugar determinado para designar el producto originario de esa zona geográfica, dada la influencia del entorno en las cualidades del producto:

  • Judías del Barco de Ávila: se cultivan en el suroeste de la provincia de Ávila y se distinguen por su extraordinaria suavidad tras su cocción.
  • Faba asturiana: su producción se concentra en el Principado de Asturias. Se caracteriza entre otras cosas, por aumentar considerablemente de tamaño al ponerla en remojo.
  • Garbanzo de Fuentesaúco: se cultiva en el suroeste de la provincia de Zamora. Es poco granuloso, la piel es blanda y pocas veces se separa del grano.
  • Lenteja de la Armuña: la indicación comprende la comarca de la Armuña, en el noroeste de la provincia de Salamanca.
  • Lenteja pardina de Tierra de Campos: se cultiva en esta comarca, natural de Castilla y León que comprende las provincias de Zamora, Valladolid, Palencia y León. De pequeño diámetro, son de color pardo y con puntos negros.
  • Alubia de Tolosa: se producen en la zona atlántica del País Vasco. Las alubias de Tolosa con Eusko Label, certificación de calidad y origen otorgada por el distintivo Eusko Label se reconocen entre otras cosas, por su forma ovoidea y color (morado oscuro a prácticamente negro).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto