La seguridad también depende del bañista