Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Prevenir es la clave

LOS VIDEOJUEGOS CUENTAN CON MILES DE AFICIONADOS, MUCHOS DE ELLOS MENORES DE EDAD, QUE SE PASAN HORAS ANTE LAS PANTALLAS. SU USO DESMEDIDO ES UNA PATOLOGÍA MENTAL QUE REQUIERE TRATAMIENTO. PERO EN DOSIS ADECUADAS, PUEDEN APORTAR BENEFICIOS PARA EL DESARROLLO COGNITIVO Y LA EDUCACIÓN.

Prevenir es la clave

El enganche no suele aparecer hasta los 12 o 13 años, como pronto. Pero en las consultas ya atienden a pacientes de 10 años. Como sucede con la mayor parte de los trastornos mentales, la prevención juega un papel fundamental. La educación desde edades tempranas es clave, tanto en el ámbito escolar como en casa. En mayor o menor medida, todos los menores tienen acceso y disfrutan de los videojuegos sin ningún problema. La adicción ha crecido en los últimos años, con la democratización de los smartphones y la multiplicación de los juegos en red. “Antes, los chicos se encerraban en casa con las videoconsolas y no salían de la habitación. Ahora, con los móviles, el acceso es inmediato y mucho más fácil. Hace cinco años que el problema se ha disparado”, admite Arango. 

Un uso razonable, en tiempo y en contenido, puede contribuir a mejorar la concentración, la atención, la capacidad de respuesta, la planificación… “Todo esto puede ayudar a los chicos con mayores dificultades en las relaciones sociales a que se comuniquen mejor”, sostiene. De hecho, numerosas compañías han desarrollado videojuegos didácticos que incluso se pueden utilizar en las aulas. 

En su estudio Videojuegos y educación, Felix Etxeberria, catedrático de Pedagogía de la Universidad del País Vasco, concluye que determinados videojuegos tienen una influencia positiva en el uso educativo y terapéutico: “En los colegios, pueden servir como un complemento de aprendizaje de idiomas, por ejemplo. También son muy útiles como herramientas de capacitación y formación. Permiten desarrollar habilidades para pilotos, enfermeros, médicos, bomberos, etc. O usarse para la resolución de conflictos, como rehabilitación motriz en terapias con niños autistas…”, señala Etxeberria.

El papel de las familias 

El Parlamento Europeo ya destacó en 2009 distintos aspectos positivos de los videojuegos. “Pueden estimular el aprendizaje de hechos y aptitudes como el razonamiento estratégico, la creatividad, la cooperación y el pensamiento innovador, que son importantes en la sociedad de la información”, señalaba la institución europea en un documento. El mismo informe destacaba los riesgos de los nuevos juegos (peligro de sexismo, violencia, consumo, adicción…) e instaba sobre la necesidad de controlar más a los niños y niñas por parte de las familias, y de aumentar la protección sobre los menores que utilizan estos medios. 

Es precisamente el desconocimiento lo que lleva a muchos padres y madres a criminalizar y a demonizar los videojuegos, y a prohibir a toda costa que sus hijos se conecten para jugar. Un error, dicen los especialistas, ya que con toda seguridad generarán el efecto contrario: cuanto más prohíban los progenitores, más jugarán a escondidas los menores. “Es necesaria una alfabetización digital con los padres. Si el videojuego se entiende como una forma de ocio que complementa al resto de las tareas diarias de un niño o adolescente, no tiene por qué ser perjudicial. Lo que no podemos pretender es vivir en una burbuja. La sociedad actual es digitalizada y las nuevas tecnologías juegan un papel importante”, insiste el profesor José Carlos Amador, quien colabora como analista de contenidos de videojuegos con la Fundación Aprender a Mirar. En su opinión, es imprescindible respetar las edades recomendadas para cada videojuego, enseñar a los menores a controlar el tiempo que dedican a esta actividad y esforzarse por jugar y compartir partidas con los ellos. Todo un reto que exige preparación, tiempo y paciencia.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones