Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Economía solidaria

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Comercio justo: Una iniciativa solidaria trasladada a la tienda

Comprando productos de comercio justo se contribuye a eliminar las diferencias entre países ricos y pobres

  Con la Navidad a la vuelta de la esquina, se abren los interrogantes habituales sobre los regalos que realizamos a amigos y familiares. Una posibilidad, no siempre conocida, es la de regalar productos de comercio justo, es decir, productos elaborados por grupos desfavorecidos de países en vías de desarrollo y que llegan a las tiendas de Europa y América sin intermediarios y asegurando un precio justo para los productores que les permita vivir de forma digna. Estos productos abarcan diferentes sectores. Desde alimentación (café, té, azúcar, chocolate, mermeladas, frutos secos, etc.) hasta una amplia gama de objetos de regalo, fabricados de forma artesanal (bisutería, complementos de vestir, papelería, juguetes, decoración de hogar...). De este modo, el consumidor puede comprar productos y objetos útiles, con una calidad garantizada, y al tiempo contribuir a eliminar las diferencias entre los países del norte y del sur.

La primera tienda de Comercio Justo se abrió en 1969 en Holanda y de ahí se extendió por los Países Bajos, Alemania, Suiza, Austria, Francia, Suecia, Gran Bretaña y Bélgica. En 1990, después de 10 años de cooperación informal, nació la European Fair Trade Association (EFTA o Asociación Europea de Comercio Justo). En España este fenómeno es más novedoso y sólo a partir de 1998 se puede decir que existen establecimientos donde adquirir estos productos aunque la evolución ha sido positiva. Los últimos datos disponibles corresponden a 2002, y arrojan un volumen de ventas de 5.911.000 euros. España ocupa actualmente el octavo puesto en cifras de importación de productos de comercio justo. Por delante de nuestro país se encuentran Francia, Irlanda o Suecia, entre otros.

Los productos de mayor demanda son los de alimentación, que acaparan el 56% de las ventas, siendo el café el producto estrella. En países como Bélgica, el 30% de todo el café que se consume es importado por instituciones dedicadas al comercio justo. Volviendo a nuestro país, los artículos de artesanía acaparan el 40% de las ventas, mientras que libros y demás productos ocupan un marginal 4%.

Comprar productos de comercio justo significa ayudar a trabajadores de los países pobres y a su desarrollo sostenible

Cuando en comercio justo se habla de alimentación, el producto estrella es el café, seguido del cacao. Ambos productos constituyen en muchos países la única fuente de ingresos para sus ciudadanos y la sobreexplotación de los territorios conlleva incluso la desertización y la destrucción de la selva. Con las acciones de comercio justo se consigue que los consumidores de los países del norte ayuden al progreso de países en vías de desarrollo, pero siguiendo una serie de condiciones que garantizan que los recursos llegan a las personas que realmente lo necesitan sin una sobreexplotación de los terrenos de cultivo.

En el caso de los productos de artesanía y textiles, que ocupan el segundo nivel en la demanda de los consumidores del norte, se asegura que, por un lado, siguen las tendencias de los consumidores, gracias a la interrelación entre los productores y las centrales de comercialización (las ONG y entidades de comercio justo). Las ventas se realizaron a través de las cerca de 80 tiendas repartidas en toda España, con una superficie total de 1.645 metros cuadrados que están atendidas por 382 voluntarios y 38 personas contratadas. Además, estos productos se pueden adquirir a través de diferentes páginas web de los importadores e, incluso, en establecimientos tradicionales que habilitan una parte de su espacio para estos productos. Algunas grandes cadenas de distribución también se han implicado recientemente en este comercio y ofrecen estos productos en sus estanterías.

El perfil del consumidor habitual de productos de comercio justo es una mujer de entre 28 y 60 años de edad, de un nivel económico medio y con cierta sensibilidad hacia los temas sociales. Con este perfil, los productos que buscan siempre tienen su equiparable en el comercio "normal", sin embargo prefieren elegir productos de comercio justo precisamente por su implicación social.

Con el objeto de ampliar su mercado y atraer un mayor número de clientes, desde las diferentes ONG implicadas en el comercio justo se está analizando la ubicación de las tiendas como una forma de hacer más fácil el acceso a estos productos. Para los responsables de tiendas de Comercio Justo de Intermón Oxfam el objetivo es ubicar las tiendas y los puntos de venta cerca de los centros neurálgicos de comercio de las ciudades para que la acción de compra sea sencilla y no constituya un sobre esfuerzo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto