Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Ni caprichosos ni egoístas... sólo hijos únicos

La condición de hijo único no es ni una ventaja ni un inconveniente en sí misma, todo depende del tipo de educación, de valores y actitudes que los padres fomenten en ellos

Ventajas e inconvenientes de ser hijo único

Ventajas…

  • A los hijos únicos se les puede dedicar más tiempo y recursos.
  • El hijo único disfruta en exclusividad del afecto incondicional de sus padres, lo que hace que se sienta valorado y querido, muy seguro de sí mismo y con una autoestima muy alta.
  • Si los padres le dan la autonomía suficiente sin protegerle en exceso, se convertirá en un adulto independientes y dotado de iniciativas.
  • Algunos estudios atribuyen a los hijos únicos mayor madurez y capacidad intelectual debido a la mayor atención y estimulación de la que han sido objeto.
  • Su mayor relación con el mundo adulto les confiere un desarrollo lingüístico superior al de otros niños de su edad.
  • Acostumbrados a ser el centro de atención, es habitual que sean los líderes del grupo.
  • Son personas muy creativas, ya que están acostumbradas a inventarse sus propios juegos y a entretenerse solos.

… e inconvenientes de no tener hermanos

  • Acostumbrados a convivir sólo con adultos maduran a una edad demasiado temprana.
  • Si están demasiado protegidos por sus padres corren el riesgo de ser personas inseguras, tímidas y con dificultades para integrarse.
  • Son muchos los hijos únicos que se sienten presionados con el fin de no decepcionar a los padres, ya que estos ponen todas sus expectativas en ellos y no quieren fallarles.
  • Les gusta ser el centro de atención y les supone un gran esfuerzo esperar su turno en los juegos de grupo.
  • Les cuesta ser generosos porque no están acostumbrados a compartir.
  • Como no tienen hermanos carecen de la experiencia necesaria para reconciliarse tras una pelea. Hay que enseñarles desde pequeños y marcarles las pautas cuando se relacionen con otros niños.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones