Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Problemas de salud

Un accidente de tráfico, una zambullida desafortunada o practicar ciertos deportes pueden provocar esta lesión en el cuello : Latigazo cervical, una epidemia moderna

Un vehículo parado en un semáforo o que circula a poca velocidad. Otro que le embiste por la parte trasera. Estos son los protagonistas de una escena que se repite día a día en las carreteras de nuestro país. Un accidente de circulación que es la principal causa de una lesión de cuello: el latigazo cervical. El efecto de este golpe, que se asemeja a un esguince en otras partes del cuerpo, se puede mitigar con un reposacabezas y los tratamientos adecuados.

El síndrome del latigazo cervical es una
lesión que se produce cuando la cabeza
se somete a fuerzas de aceleración que
impactan sobre el cuello. En general, se
origina por un accidente de un vehículo
de motor (en su mayoría de cuatro ruedas) que embiste por detrás a otro automóvil a baja velocidad -incluso por debajo
de los 30 kilómetros por hora-. Como
consecuencia de este tipo de choques,
el cuello del conductor, o del ocupante
del vehículo embestido, se desplaza de
manera brusca. Traza un movimiento de
hiperextensión (hacia adelante), seguido
de una hiperflexión (hacia atrás). El
resultado de este movimiento violento
es el latigazo cervical, una especie de
esguince de cuello. Puede afectar tanto
a los huesos (vértebras) como a las
partes blandas (músculos, ligamentos
y tendones) de la región cervical, tal y
como sucede con los esguinces de otras
partes del cuerpo (el esguince de tobillo
típico de quienes juegan a fútbol o el de
rodilla de los que practican el ski).

Además de las colisiones laterales y
frontales entre vehículos, hay otras situaciones
comunes en las que puede
producirse este tipo de lesión: zambullidas
desafortunada en el mar o la piscina,
la práctica de ciertos deportes o la
de una persona que acude a un parque
de atracciones y se sube a una noria,
un auto de choque o una montaña rusa.
En todos estos casos el cuello se puede
desplazar con brusquedad y lesionarse.

Una lesión al alza

El latigazo cervical afecta cada vez más a un número mayor de personas. El diagnóstico de nuevos casos ha ido al alza en los últimos 30 años y se sitúa en estos momentos, en unos 300 casos por 100.000 habitantes al año. Esta lesión se está convirtiendo en una epidemia en las sociedades avanzadas por el aumento del tráfico rodado.

En nuestro país no se ha realizado todavía un estudio epidemiológico exhaustivo reciente de este síndrome, pero se sabe a raíz de un trabajo que el 16% de las consultas realizadas para una evaluación del daño corporal, efectuadas durante los diez primeros meses del año 2000 en la Clínica Médico-Forense de Barcelona, correspondieron a un síndrome del latigazo cervical.

Su diagnóstico ha aumentado
en los últimos 30 años

Según el mismo estudio y otros trabajos, se ha detectado que el síndrome se debe a las colisiones de tráfico traseras, que es más común entre los ocupantes de los asientos delanteros que de los traseros, que lo sufren más la personas altas y los jóvenes de entre 20 y 34 años.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto