Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentación en el adulto y la vejez

: Comida saludable y segura

Una alimentación equilibrada y saludable también cabe en la fiambrera, un recurso cada vez más común entre quienes comen fuera de casa

Comida saludable y segura

Trucos de cocina para el tupper

La comida que se degustará el día siguiente en el trabajo no tiene por qué ser diferente de la que se come casa. Sin embargo, para lograr que el plato alcance unas determinadas condiciones, sobre todo de aspecto y sabor, conviene atender a estos consejos.

  • No salar la carne antes de introducirla en el microondas porque se secará.
  • Vinagretas y salsas de ensalada deben transportarse en un bote de cristal. independiente, y usarlas para hacer la mezcla pocos minutos antes de comer.
  • Un chorrito de limón o aceite de oliva antes de calentar el pescado o la carne consigue que resulten más jugosos.
  • Termos o botes de vidrio de 250 gramos son los idóneos para portar la ración justa de sopa, gazpacho o crema de verduras.

El aburrimiento que propicia una gama de platos repetitiva y poco variada es uno de los principales inconvenientes de comer de tupper. Con el fin de evitar caer en la monotonía, se puede recurrir a una fritada de verduritas para acompañar el bistec, o una loncha de queso bajo en grasas sobre el filete ruso, o zanahoria y apio rallados al vapor como guarnición de la merluza a la romana. Hay que hacer uso de la imaginación. Otro alimento comodín rico en carbohidratos es la pasta. Sin embargo, para que macarrones, espaguetis, lasañas y ravioles no sólo sean una valiosa fuente de hidratos de carbono, sino que resulten sabrosos y agradables a quien los consume se debe conseguir que tras la cocción la pasta quede “al dente”. Así, su recalentamiento posterior no destruirá su consistencia, ni afectará a su valor nutritivo. Una pasta demasiado cocida presenta un índice glicémico mayor, se absorben más rápido sus azúcares y en poco tiempo vuelve a experimentar la sensación de hambre.

Microondas: se duplican las posibilidades

Una opción práctica y rápida, aunque poco utilizada, es la de cocinar en el mismo lugar del trabajo recetas sencillas. Los pescados blancos, las hortalizas, las patatas (troceadas de casa) o el arroz precocido que se vende en bolsitas individuales se cocinan en un instante en el microondas. Patatas asadas con salmón ahumado (que se lleva aparte), merluza con tomate y piquillos o arroz con salsa (también aparte), son algunas sugerencias. Si no disponemos de microondas en el trabajo o centro de estudios, es preferible optar por platos y bocadillos fríos, o bien por alimentos líquidos o semilíquidos transportados en termos. El mercado ofrece hoy termos especiales para productos sólidos, pero estos alimentos pierden antes el calor que los líquidos y les cuesta menos tiempo entrar en temperaturas de riesgo. Por otro lado, las conservas, el jamón y el fiambre son una solución práctica y cómoda; sardinas, atún, mejillones, jamón o pavo cocido pueden acompañar una ensalada ya lavada y lista para consumir.

De casa al trabajo, un camino no exento de toxiinfecciones

Seguir a diario una serie de hábitos higiénicos saludables en la comida que se prepara en casa para llevar al trabajo evita toxiinfecciones alimentarias y asegura el buen estado de los platos desde su elaboración hasta el momento de su consumo.

¿Algunas recomendaciones? pueden servir estas:

  • Una vez acabada la cocción, no se deben meter los platos calientes en la nevera. Han de dejarse enfriar a temperatura ambiente en torno a una hora. Después, se tapan herméticamente y se guardan, ahora sí, refrigerados.
  • El transporte hasta la oficina, mejor en una bolsa isotérmica con acumulador de frío. Ya se calentará la comida en el momento de consumirla, siempre a más de 70º C. Atención: el microondas produce un calentamiento muy desigual, que puede dejar “puntos fríos” en los que la destrucción microbiana es incompleta.
  • Conviene no comer en la mesa de la oficina: aunque se limpie a menudo, nunca se hace con el rigor necesario ni con los productos específicos que se usan en una cocina. En un puesto de trabajo, además, se realizan actividades de muy diversa índole que pueden generar sustancias nocivas o contaminaciones. Si no se cuenta con un office o un lugar específico para cocinar, se pueden usar toallitas de limpieza desinfectantes para limpiar la mesa y colocar sobre ella el mantel individual.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones