Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Kétchup : Kétchup: aquí hay tomate... y mucho azúcar y sal

Es, sin duda, una de las salsas más populares en nuestro entorno. muchas personas lo consideran un ingrediente casi imprescindible cuando se trata de consumir ciertos alimentos, como hamburguesas, perritos calientes o patatas fritas. Asomémonos al interior de ese envase.

Para que nos hagamos una idea, en España cada persona consume de media un bote de kétchup al año, concretamente 450 gramos. De entre las salsas, esta cantidad solo es superada por la mayonesa, de la que comemos casi tres veces más, concretamente 1.140 gramos de media por persona; algo lógico, si se considera que está mucho más ligada a nuestra gastronomía por motivos históricos y culturales. Pero el kétchup es claramente la siguiente en importancia, muy lejos de otras como la mostaza, de la que consumimos tan solo 70 gramos cada año. A pesar de su popularidad, el kétchup no suele gozar de buena fama, sobre todo porque se percibe como un producto insano, con poco tomate y mucho azúcar. Veamos si hay algo de cierto.

¿Qué es realmente? 

No todas las salsas espesas de color rojo se pueden vender bajo el nombre de “kétchup”. Para poder denominarse de ese modo, deben cumplir una serie de características y condiciones que están recogidas en la legislación (RD 858/1984). Concretamente, el kétchup, que también se puede comercializar bajo los nombres cátsup o catchup, es el producto preparado a partir de tomate sazonado con sal, vinagre, azúcares y especias, a los que se pueden añadir otros ingredientes permitidos, como almidones o aromas. Este producto debe cumplir, además, otros requisitos; por ejemplo, debe tener sabor, olor y aspecto característicos, color rojo y consistencia homogénea. Así pues, para evitar confundirlo con otras salsas de aspecto similar, es recomendable leer la etiqueta, concretamente la denominación de venta del producto, que normalmente se muestra junto a la lista de ingredientes.

Natural o concentrado

A algunas personas les cuesta creerlo, pero el ingrediente más importante del kétchup es el tomate. Es el que se encuentra en mayor proporción y el que determina las características de la salsa: aspecto, sabor, aroma… Para la elaboración de esta salsa deben emplearse tomates maduros, que pueden encontrarse en cualquiera de sus formas: tomate natural, zumo de tomate, puré, pasta o concentrado de tomate. Lo más habitual en el ketchup es el empleo de tomate concentrado. Entre los productos analizados, este aspecto solo se detalla en la etiqueta de Hellmann´s 50% menos azúcar.

El uso de tomate concentrado puede contribuir a obtener una salsa con mayor consistencia e intensidad de color, sabor y aroma, mientras que el tomate natural es un signo de mayor categoría comercial, porque, en principio, aporta mejor aroma y sabor. En cualquiera de los casos este aspecto no es tan relevante como en otros productos (por ejemplo, un zumo de tomate), ya que se trata de una salsa sometida a un proceso de calentamiento y que, además, contiene ingredientes de sabores y aromas muy intensos, como el vinagre y las especias, que enmascaran en buena parte el sabor y el aroma que presenta el tomate de forma natural.

Análisis

Para realizar esta guía de compra se seleccionaron diferentes salsas kétchup elaboradas por marcas líderes en el mercado, en las que se analizó:

  • Puntuación Nutri-Score. La valoración viene muy determinada por la cantidad de sal y azúcares.
  • Los ingredientes. Revisamos la cantidad de tomate que contienen para conocer la calidad comercial del producto.
  • La información comercial. Analizamos si aporta información de valor o si esta puede resultar confusa o llevar a engaño al consumidor.
  • Precio. No fue un criterio para evaluar la calidad del producto, pero la calidad/precio se ha tenido en cuenta para las posiciones del ranking.
  • El etiquetado. Se examinó si cumple con la legislación vigente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones