Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Factura de la luz : Electricidad: menos vatios y más conciencia

Los consumidores pueden asumir unos fáciles consejos para reducir su factura eléctrica y concienciarse del grave impacto ambiental que tiene el gasto de energía

Iluminación y climatización

La iluminación representa entre la cuarta
y la quinta parte del consumo eléctrico en
una vivienda, aunque puede suponer hasta
la mitad del recibo si no se usa bien. Una
buena forma de reducir este gasto es utilizar
siempre que se pueda la luz natural,
pintar de colores claros paredes y techos,
apagar las luces si no se utilizan, mantener
limpias las tulipas y bombillas o instalar
sistemas economizadores de energía.

Los electrodomésticos eficientes son
más caros, se amortizan en cuatro años

Aunque más caras, las bombillas de bajo
consumo ahorran hasta un 80% de energía
y duran ocho veces más, de ahí que se
amorticen en breve: un modelo de 11-15 W
puede ahorrar a lo largo de su vida unos
68 euros y evitar la emisión de casi media
tonelada de CO2, uno de los principales gases
involucrados en el cambio climático.

Los radiadores eléctricos no son una buena
idea por su enorme gasto. Y aunque se
utilicen otros sistemas menos derrochadores,
como las bombas de calor, su uso
debe ser responsable. Una vivienda a 20ºC
ofrece el suficiente confort, y los dormitorios
pueden estar a una temperatura de
tres y cinco grados menos. Por cada grado
que se baja el termostato, se ahorra entre
el 1% y el 3% de la factura. Tampoco es
necesario tener la calefacción todo el día
encendida, y mucho menos de noche: con
unas pocas horas es suficiente.

En cuanto al aire acondicionado, su uso racional
puede suponer importantes ahorros
y reducir su impacto ambiental. Conviene
no usarlo en las horas de más calor, sino
a primera hora de la mañana, cerrar las
ventanas o cortinas para evitar pérdidas y
no dejarlo en modo ?sleep? o ?stand by?.
Las viviendas con un buena orientación,
un buen aislamiento en paredes, techos
y ventanas, con tecnologías de ahorro o
sistemas de energías renovables no solo
mejora su climatización: se reduce la factura
eléctrica y el impacto ambiental.

Pequeños detalles, un gran ahorro

La luz eléctrica es un recurso y no una necesidad. Por ello, es preciso no malgastarla y utilizarla solo cuando sea
imprescindible. Algunas situaciones que se repiten a diario e incrementan el coste del recibo pueden evitarse con
facilidad para que los ceros no se acumulen en la factura eléctrica.

  • Apagar las luces que no se usen. Es una costumbre
    muy extendida dejar la luz encendida cuando se sale de
    las habitaciones: provoca tener un foco encendido sin que
    nadie aproveche esa luz y supone un gasto innecesario.
    Hay excepciones, como las lámparas fluorescentes.
    Gastan menos energía que las bombillas incandescentes
    normales, pero su pico de consumo energético se da en el
    momento de encenderlas. Es preferible no colocar tubos
    fluorescentes en habitaciones donde haya que encender y
    apagar la luz con frecuencia (dormitorios, pasillos…).
  • Conviene plantearse encender la luz de casa solo
    cuando oscurezca
    , no cuando empiece a caer la tarde. Al
    atardecer, la luz natural se reduce, pero es suficiente para
    realizar la mayoría de las tareas domésticas.
  • Elegir un sistema de iluminación para cada
    necesidad.
    En lugares donde se haya instalado más de
    un foco de luz, habría que escoger el adecuado para
    cada actividad: si se va a leer en el salón, es aconsejable
    no encender la lámpara principal y sí una próxima que
    ilumine la zona de lectura. En muchas ocasiones, las
    luces indirectas resultan más rentables que las normales,
    consumen menos electricidad y originan una iluminación
    uniforme en las estancias. Hay bombillas de bajo consumo
    que se amortizan a medida que se usan.

Para aprovechar la luz natural del mejor modo posible,
conviene tener en cuenta:

  • Si se pintan las paredes de casa de colores claros
    (sobre todo blanco), la luz se reflejará en ellas de manera
    más intensa. Durante el día, mientras haya luz del sol, la
    luminosidad del ambiente aumentará.
  • La colocación estratégica de espejos puede ayudar a
    conseguir una mayor claridad en las horas de luz solar.
  • Abrir bien las persianas, antes que encender las luces
    de una habitación.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones