Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizamos la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas : El gasto familiar se derrumba un 20% en seis años

Cada hogar desembolsó de media en 2012 más de 28.100 euros, una tercera parte lo destinó al mantenimiento y conservación de la vivienda

Las ciudades, una a una

Sigue sin ser el mejor momento para muchas familias en España. Según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), un 17% de los hogares españoles manifestó llegar a fin de mes con mucha dificultad en 2013 y otro 9% también reconoce que se está retrasando a la hora de realizar pagos relacionados con la vivienda principal. La crisis golpea con fuerza desde su inicio: dos de cada cinco familias no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos y menos aún, para irse de vacaciones fuera de su casa una semana al año. Lo peor: estos datos no han dejado de agravarse desde hace tres años.

Ante esta situación, EROSKI CONSUMER ha querido indagar cuánto y cómo gastan las familias españolas, así como la evolución de su gasto familiar desde 2006 a 2012, un periodo fundamental que transcurre por la difícil crisis económica. También se han analizado los datos comunidad por comunidad. Toda esta información se ha obtenido a partir de la Encuesta de Presupuestos Familiares que año a año publica el INE.

Andalucía

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Andalucía se derrumba un 23% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 25.615 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Andalucía, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 25.615 euros, un 9% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008, año en el que se superaron los 30.600 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 9%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio andaluz se derrumba un 23%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias andaluzas, 8.835 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares andaluces gastan una media de 6.240 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 4.340 euros y, por último otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.270 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Andalucía ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 25%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias andaluzas han disminuido su gasto especialmente en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (nada menos que un 39%), en artículos de vestir y calzado (un 35%) y en transportes (un 28%).

Aragón

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Aragón cae un 16% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 28.000 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Aragón, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 28.003 euros, apenas un 1% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008, año en el que se superaron los 30.300 euros de media, aunque hubo una pequeña recuperación en 2010. Aun así, en seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 1%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio aragonés se derrumba un 16%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias aragonesas, en torno a los 10.690 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares aragoneses gastan una media de 6.570 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 4.730 euros y, por último otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.120 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Aragón ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en salud (nada menos que un 42%) y también en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 21%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias aragonesas han disminuido su gasto especialmente en artículos de vestir y calzado (nada menos que un 30%) y en transportes (un 26%).

Asturias

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Asturias cae un 20% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 26.000 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Asturias, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 26.096 euros, un 7% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2010, año en el que se superaron los 31.300 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 5%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio asturiano se derrumba un 20%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias asturianas, 9.815 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares asturianos gastan una media de 5.985 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 4.630 euros y, por último, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 3.740 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Asturias ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en enseñanza (un 29%) y aún más en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 37%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias asturianas han disminuido su gasto especialmente en artículos de vestir y calzado y en transportes (un 30% en ambos casos).

subir

Baleares

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Baleares se derrumba un 23% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 28.400 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En las Islas Baleares, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 28.459 euros, un 1% por encima de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007, año en el que se superaron los 35.000 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 11%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio balear se derrumba un 23%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias baleares, en torno a los 11.240 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares baleares gastan una media de 5.550 euros. En tercer lugar, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones se llevan una media de 4.950 euros y, por último el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) supusieron 4.370 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en las Islas Baleares ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en enseñanza (un 17%) y en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 19%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias baleares han disminuido su gasto especialmente, en hostelería (hoteles, cafés y restaurantes, un 36%); en ocio, espectáculos y cultura (un 35%) y en artículos de vestir y calzado (un 32%).

Canarias

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Canarias se derrumba un 31% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 22.700 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Canarias, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 22.793 euros, un 19% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Es el segundo presupuesto más bajo del estudio. Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007, año en el que se superaron los 29.700 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 18%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio canario se derrumba un 31%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Extremadura (allí no alcanza los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias canarias, en torno a los 7.870 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares canarios gastan una media de 5.300 euros. En tercer lugar, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que se llevan una media de 4.290 euros y, por último, el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que supusieron 3.480 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Canarias ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en enseñanza (un 30%) y también la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (un 8%).

Por el contrario, las familias canarias lo han disminuido especialmente en artículos de vestir y calzado (nada menos que un 49%), en ocio y hostelería (en torno al 34%), mobiliario y equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación del hogar (un 33%) y en transportes (un 32%).

Cantabria

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Cantabria cae un 14% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 28.935 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Cantabria, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 28.935 euros, un 3% por encima de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2009, año en el que se superaron los 32.200 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012) la contracción ha sido del 1%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio cántabro se derrumba un 14%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias cántabras, en torno a los 10.680 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares cántabros gastan una media de 6.320 euros. En tercer lugar, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que se llevan una media de 5.260 euros y, por último, el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que supuso 4.520 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Cantabria ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 37%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias cántabras han disminuido su gasto especialmente en artículos de vestir y calzado, así como en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (en ambos casos un 22%). También en hoteles, cafés y restaurantes (un 19%), en transportes (un 14%) y en ocio, espectáculos y cultura (un 13%).

Castilla-La Mancha

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Castilla-La Mancha se derrumba un 20% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 24.320 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Castilla-La Mancha, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 24.320 euros, un 14% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007, año en el que se superaron los 28.330 euros de media (con una pequeña recuperación en 2009). En seis años (desde 2006 hasta 2012) la contracción ha sido del 6%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio manchego se derrumba un 20%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias manchegas, en torno a los 8.910 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado y la salud. En esta partida, los hogares manchegos gastan una media de 5.930 euros. En tercer lugar, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que se llevaron una media de 3.950 euros y, por último, el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que supusieron 3.800 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Castilla-La Mancha ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 25%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias manchegas han disminuido su gasto especialmente en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 37%), en hostelería (hoteles, cafés y restaurantes, un 35%), en artículos de vestir y calzado (un 30%) y en transportes (un 24%).

Castilla y León

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Castilla y León cae un 19% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 25.440 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Castilla y León, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 25.444 euros, un 10% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008, año en el que se superaron los 29.380 euros de media (con una pequeña recuperación en 2010). En seis años (desde 2006 hasta 2012) la contracción ha sido del 6%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio castellanoleonés se derrumba un 19%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias castellanas, en torno a los 9.240 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares castellanos gastan una media de 6.150 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevó una media de 4.230 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.000 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Castilla y León ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 29%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias castellanoleonesas han disminuido su gasto especialmente en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 38%), en artículos de vestir y calzado (un 33%), en transportes (un 25%) y en hostelería (hoteles, cafés y restaurantes, un 20%).

Cataluña

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Cataluña se derrumba un 22% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 29.960 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Cataluña, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 29.960 euros, un 6% por encima de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008, año en el que se superaron los 34.500 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012) la contracción ha sido del 10%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio catalán se derrumba un 22%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias catalanas, en torno a los 11.390 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades primarias como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares catalanes gastan una media de 6.800 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 4.760 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.690 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Cataluña ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 12%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias catalanas han disminuido su gasto especialmente en artículos de vestir y calzado (nada menos que un 37%), en transportes (un 28%), en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 27%) y en ocio, espectáculos y cultura (un 21%).

Extremadura

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Extremadura cae un 22% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 22.210 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Extremadura, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 22.218 euros, un 21% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Es la cifra más baja del estudio, nada menos que un 36% más que la más alta del informe: la de Madrid, de 34.766 euros de media. Además, da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007 (con una pequeña recuperación en 2009), año en el que se superaron los 25.770 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 7%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio extremeño se derrumba un 22%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias, el segundo territorio donde menos gasto hubo después de Extremadura (allí tampoco alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias extremeñas, en torno a los 7.760 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares extremeños gastan una media de 5.400 euros. En tercer lugar, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que se llevan una media de 3.800 euros y, por último, el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que supusieron 3.500 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Extremadura ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la enseñanza (un 30%) y también la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 41%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias extremeñas han disminuido su gasto especialmente en hostelería (hoteles, cafés y restaurantes, un 38%), artículos de vestir y calzado (37%) y mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 36%)

Galicia

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Galicia cae un 17% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 27.200 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Galicia, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 27.205 euros, un 3% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008 (con una pequeña recuperación en 2010), año en el que se superaron los 30.100 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012) la contracción ha sido del 3%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio gallego se derrumba un 17%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias gallegas, en torno a los 9.277 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares gallegos gastan una media de 7.340 euros. En tercer lugar, están otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que se llevan una media de 4.310 euros y, por último, el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que supusieron 4.210 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Galicia ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en salud (nada menos que un 29%) y también el de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 28%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos derivados de las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias gallegas han disminuido su gasto especialmente en artículos de vestir y calzado (un 28%), en transportes (un 27%) y en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 24%).

La Rioja

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en La Rioja cae un 16% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 26.170 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En La Rioja, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 26.176 euros, un 7% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007 (con una recuperación en 2010), año en el que se superaron los 29.360 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 2%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio riojano se derrumba un 16%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias riojanas, en torno a los 9.750 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares riojanos gastan una media de 6.090 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 4.570 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 3.690 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en La Rioja ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 22%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera. También ha aumentado el gasto en comunicaciones (un 215).

Por el contrario, las familias riojanas han disminuido su gasto especialmente en artículos de vestir y calzado (nada menos que un 46%), en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 29%) y en transportes (un 22%).

Madrid

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en la Comunidad de Madrid cae un 15% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 34.760 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En la Comunidad de Madrid, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 34.766 euros, un 23% por encima de la media nacional (28.151 euros). Y es que es la región con mayor gasto del estudio, un 56% más que el más pequeño del informe: se encuentra en Extremadura.

Sin embargo, da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008 (con una pequeña recuperación en 2010), año en el que se superaron los 37.800 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 2%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio madrileño se derrumba un 15%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 31.000 euros, siempre por debajo de Madrid) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias madrileñas, 13.420 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares madrileños gastan una media de 6.900 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 6.110 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 5.490 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Madrid ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en enseñanza (nada menos que un 34%) y también la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 18%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por la inflación: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones, etc. También destaca el gasto en salud porque crece un 12%.

Por el contrario, las familias madrileñas han disminuido su gasto especialmente en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 30%), en artículos de vestir y calzado (nada menos que un 23%), en ocio, espectáculos y cultura (18%) y en transportes (un 15%).

Murcia

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Murcia cae un 20% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 27.370 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En la Región de Murcia, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 27.372 euros, un 3% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007 (con pequeña recuperación en 2011), año en el que se superaron los 32.200 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 8%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio murciano se derrumba un 20%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias murcianas, en torno a los 9.450 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares murcianos gastan una media de 6.840 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 4.480 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.390 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Murcia ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la enseñanza (un 27%) y también la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 32%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias murcianas han disminuido su gasto especialmente en transportes (nada menos que un 38%), en artículos de vestir y calzado (un 34%), en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 25%) y en ocio, cultura y espectáculos (un 21%).

Navarra

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en Navarra se derrumba un 20% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 31.640 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En Navarra, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 31.646 euros, un 12% por encima de la media nacional (28.151 euros) y la tercera cifra más alta del estudio solo por detrás de la de los hogares madrileños y vascos. Aun así, da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2008, año en el que se superaron los 36.000 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 8%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio navarro se derrumba un 20%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid y País Vasco (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias navarras, en 11.875 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares navarros gastan una media de 6.940 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevan una media de 5.650 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 5.000 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Navarra ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 19%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos influenciados por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias navarras han disminuido su gasto especialmente en transportes (33%); ocio, espectáculos y cultura, y artículos de vestir y calzado (en ambos casos un 25%); en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda y en salud (en ambos casos, un 23%).

País Vasco

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en el País Vasco cae un 13% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 33.118 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En el País Vasco, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 33.118 euros, un 18% por encima de la media nacional (28.151 euros). Se coloca así como la segunda comunidad del estudio que destina un mayor presupuesto. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la tendencia en el gasto en las familias vascas no ha sido constante, sino todo lo contrario. En 2008, se logró la cifra más alta (34.200 euros) y después de unos años de fluctuación, a partir de 2011 comenzó su descenso hasta los 33.110 de 2012. En definitiva, si se elimina el impacto del IPC anual, en este periodo se ha producido una contracción del 13%. 

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 34.700 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias vascas, en torno a los 13.030 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares vascos gastan una media de 7.100 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas y otras sustancias) que se llevan una media de 5.880 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.680 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 26%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias vascas han disminuido su gasto especialmente en transporte (en un 24%), en artículos de vestir y calzado (un 22%) y en ocio, espectáculos y cultura (un 17%).

Valencia

Analizada la estructura del gasto familiar en 17 comunidades autónomas

El gasto familiar medio en la Comunidad Valenciana cae un 24% en seis años

Cada hogar desembolsó en 2012 una media de 26.030 euros y una tercera parte lo destinó a la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles

En la Comunidad Valenciana, el gasto medio por hogar en 2012 ascendió a 26.037 euros, un 7% por debajo de la media nacional (28.151 euros). Da vértigo echar la vista atrás porque se observa una caída libre desde 2007, año en el que se superaron los 30.800 euros de media. En seis años (desde 2006 hasta 2012), la contracción ha sido del 10%, una situación que se agrava si se elimina el impacto del IPC anual. En ese caso, el gasto familiar en territorio valenciano se derrumba un 24%.

Si se lanza una mirada hacía el resto de comunidades autónomas, los extremos se encuentran, por un lado, en Madrid, País Vasco y Navarra (donde los hogares realizan un gasto medio por encima de los 30.000 euros) y por el otro, en Canarias y Extremadura (allí no alcanzan los 23.000 euros de media).

Mayor gasto: en vivienda

Y ¿en qué se va el dinero? Sobre todo en el mantenimiento y la conservación de la vivienda, así como en otros gastos como la luz o la electricidad. El hogar y todo lo que le rodea es el que más dinero se lleva del presupuesto anual de las familias valencianas, en torno a los 9.170 euros de media.

En segundo lugar, se encuentran las necesidades básicas como la alimentación y bebidas no alcohólicas, los artículos de vestir y calzado, y la salud. En esta partida, los hogares valencianos gastan una media de 5.950 euros. En tercer lugar, está el ocio (hostelería, espectáculos y cultura, y bebidas alcohólicas) que se llevó una media de 4.570 euros y, por último, otras necesidades como la enseñanza, los transportes y las comunicaciones que supusieron 4.260 euros del gasto total de las familias.

Seis años y una crisis

En seis años, desde 2006 hasta 2012, la radiografía del gasto familiar en Valencia ha cambiado mucho. A pesar de las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la partida que más ha aumentado en el transcurso de este periodo ha sido el gasto en enseñanza (nada menos que un 35%) y también la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un 17%. Y es que mantener y conservar una vivienda supone acometer importantes desembolsos  por las continuas inflaciones: hipotecas o alquileres, impuestos ligados a la vivienda (IBI, limpieza, basuras, alcantarillado, etc.), gastos corrientes de luz, agua y calefacción; reparaciones y un largo etcétera.

Por el contrario, las familias valencianas han disminuido su gasto especialmente en mobiliario, equipamiento del hogar y otros gastos corrientes de conservación de la vivienda (un 37%), artículos de vestir y calzado (un 30%), en transportes (un 27%) y en ocio y hostelería (entorno al 24% en ambos casos).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones