Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

: Pasta, un plato fuerte saludable (sin relleno ni salsa)

ESTAMOS ANTE UN ALIMENTO ECONÓMICAMENTE ASEQUIBLE QUE GUSTA A CASI TODO EL MUNDO. ENTRE LAS DISTINTAS VARIEDADES DE PASTA QUE PODEMOS ENCONTRAR EN EL LINEAL DEL SUPERMERCADO EXISTEN DIFERENCIAS QUE CONVIENE CONOCER PARA HACER UNA MEJOR ELECCIÓN

Nos gusta la pasta. Al menos eso es lo que se desprende de las estadísticas. Según el Informe del consumo alimentario en España correspondiente a 2018, durante ese año se consumieron 189.103 toneladas de pasta, es decir, una media de 4,13 kg por persona y año. Dicho de otro modo: cada persona comió un plato de pasta a la semana, principalmente de espaguetis o macarrones, que fueron, con diferencia, las variedades más consumidas (en torno a un 60% sobre el total). Otras variedades, como la pasta rellena y la integral, aún no están tan presentes en la cesta de la compra, pero su consumo aumenta año tras año.

¿Comer pasta es saludable?

En general, la pasta es saludable. Por eso se incluye en las guías dietéticas de referencia, como la de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Y, por eso, la mayoría de los productos analizados en esta guía obtuvieron una buena calificación según el sistema Nutri-Score. Eso sí, habría que matizar su clasificación nutricional, porque no todas las variedades de pasta son iguales: las hay con huevo, con vegetales, frescas, integrales, rellenas… Concretamente, las recomendaciones indican que debemos optar por variedades de pasta integral, que son preferibles porque se metabolizan más lentamente (lo que disminuye el riesgo de sufrir diabetes tipo 2) y porque su contenido en fibra favorece el tránsito intestinal. 

Pero, más allá de eso, es fundamental tener en cuenta los ingredientes que acompañan a la pasta. No solo para poder interpretar el etiquetado correctamente (por ejemplo, a la energía que aporta una ración de espaguetis habría que sumarle la que contiene la salsa que le añadamos), sino también para evitar que un alimento en principio saludable acabe por no serlo. Así, no es lo mismo comer unos espaguetis con tomate fresco y nueces (que sí sería saludable, incluso aunque la pasta no fuera integral) que hacerlo con chorizo (que no se podría calificar de saludable, aunque la pasta fuera integral). 

No debemos olvidar este aspecto si optamos por adquirir pastas rellenas, ya que, a pesar de tener una apariencia externa similar, pueden existir notables diferencias entre ellas. Lo más habitual es que contengan cantidades significativas de sal, como ocurre en los Tortellini rellenos de carne Knorr (1,92 g/ración), Eroski (1,60 g/ración) y Gallo (1,28 g/ración) y en las pastas frescas rellenas Buitoni y Rana (1,50 g/ración). Por eso, obtuvieron malas calificaciones de acuerdo con el sistema Nutri-Score: en unos casos, C (Buitoni, Rana Gourmet, Gallo) y en otros, D (Tortellini Rana, Knorr y Eroski). Sin embargo, entre las pastas rellenas también podemos encontrar opciones adecuadas, como los Tortellini Eroski (tomate y mozzarella), que al contener una cantidad moderada de sal (en torno a 1 g/ración) y de grasas saturadas (2,6-3,6 g/ ración), obtuvieron una buena puntuación según el Nutri-Score (B). Se considera que un alimento tiene mucha sal cuando aporta más de 1,25 g por ración y la cantidad diaria recomendada de grasas saturadas es de 20 g.

ANÁLISIS

Para elaborar esta guía se analizaron 25 pastas de marcas líderes en el sector que se agruparon en dos grandes categorías: pasta fresca (Tortellini cuatro quesos de Rana y Buitoni, Tortellini de tomate y mozzarella y Cuatro quesos, de Eroski, Gourmet queso de cabra y cebolla y Espaguetis frescos, ambos de Rana) y pasta seca, entre la que se encontraron espaguetis (Rummo, Gallo, Barilla y Eroski basic), espaguetis integrales (Gallo, La Molisana, Garofalo y Eroski Sannia), espirales con vegetales (Eroski, Gallo ensaladas y PastaFINA Gallo), plumas y macarrones (Gallo, Eroski basic y Eroski Seleqtia), pasta al huevo (Nidos de Eroski, Fettuccine de Eroski Seleqtia) y pasta rellena (Tortellini de carne Eroski, Gallo y Knorr). A la hora de analizar todos estos productos se tuvieron en cuenta características como los ingredientes utilizados, el perfil nutricional, el precio, el modo de elaboración, el envase y la información que en él se muestra. Para las pastas frescas se consideró un tamaño de ración de 125 g, mientras que para las pastas secas se tuvo en cuenta una ración de 80 g, tal y como se indica en los envases, una diferenciación que se debe al aumento de peso y volumen que experimentan estas últimas durante la cocción.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 6]
  • Ir a la página siguiente Mil variedades »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones