Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

: Le mordió un perro

Hace poco me ha mordido un perro que se encontraba atado a una verja, esperando a su dueño, en la puerta de un supermercado. En ningún momento hice ademán de tocarle y el perro, sin más, saltó hacia mí y me mordió la mano. Me hizo un corte importante en el nudillo, por lo que fui al ambulatorio. Allí me dieron unos puntos y me vendaron la mano. ¿Puedo denunciar al dueño? ¿Dónde debo hacerlo? ¿Da lugar a una indemnización o no merece la pena?

El artículo 1.905 del Código Civil señala que el poseedor de un animal es responsable de los perjuicios que cause, aunque se le escape o extravíe. Esta responsabilidad sólo cesa cuando el daño se deba a fuerza mayor o sea culpa de la víctima. Y el dueño del animal sigue siendo responsable aún cuando encomiende su cuidado a un tercero. Si el daño surge estando el perro bajo la custodia de un tercero, el dueño y el tercero son responsables con carácter solidario. Y si, por la raza o características del perro, éste es de los considerados como potencialmente peligrosos, el dueño podría ser sancionado con una multa. La Ley 50/1999, sobre Régimen Jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, señala que para la presencia y circulación en espacios públicos de los perros potencialmente peligrosos, es obligatorio utilizar correa o cadena de menos de dos metros de longitud, así como un bozal homologado y adecuado para su raza. Sugerimos que se envíe un buro-fax certificado con acuse de recibo al dueño del perro, planteándole una indemnización por los daños y perjuicios sufridos e instándole a alcanzar un acuerdo. Es probable que el dueño del perro tenga cubierta la responsabilidad civil para este tipo de siniestros con una compañía de seguros, incluso a través del seguro del hogar. Si las negociaciones no dan resultado, se puede plantear acudir a un juicio civil o penal. A modo orientativo, se solicitará una indemnización por los días de curación y, si fuese el caso, por días impedido para las ocupaciones habituales, y otra por las secuelas que pudieran quedar, como cicatriz o deficiencias de movilidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones