Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Motor > Mantenimiento del automóvil

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

: El parachoques que le colocaron no era de segunda mano como se había acordado

Acudí a un taller de reparaciones para que me pusieran el parachoques de un desguace. Me dieron un presupuesto máximo para el arreglo. Poco después me dijeron que habían localizado un parachoques en condiciones aceptables que repararían, lo que me costaría 100 euros. Días después me informaron de que no habían podido localizar ningún parachoques delantero en condiciones, con lo que la factura se elevaba al coste máximo (717 euros). ¿Qué garantías tengo de que la pieza sea original? ¿Puedo exigir al taller una factura de la pieza que me cargan como nueva? ¿Debo limitarme a pedirles las hojas de reclamaciones?

Los talleres de reparación de automóviles están obligados a tener a disposición del público justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones. Las piezas que los talleres utilicen en sus reparaciones deben llevar fijada de manera legible e indeleble la marca del fabricante. Estas obligaciones de los talleres de reparación de automóviles se recogen en el Real Decreto 1457/1986, que también obliga a que todos los elementos, piezas o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones sean nuevos y adecuados al modelo de vehículo objeto de reparación. Hay una excepción: que haya conformidad previa y por escrito del consumidor, en cuyo caso podrán utilizar piezas usadas o no específicas del modelo de vehículo a reparar, siempre que el taller se responsabilice por escrito de que las piezas usadas se encuentran en buen estado o de que las piezas no específicas permiten una adaptación con garantía suficiente en el modelo de vehículo que se repara.

En este caso concreto habría que exigir al taller la factura desglosada y una justificación documental del precio de la pieza y de su condición de pieza nueva. Si no proporcionan dicha justificación, se solicitará una hoja de reclamaciones en ese mismo momento para dejar constancias de todas las incidencias. Si la Administración considera que la actuación del taller es constitutiva de infracción administrativa, sancionará al taller, si bien desde la perspectiva de los intereses particulares no se obtendrá resarcimiento económico con una sanción administrativa. Desde un punto de vista privado o civil, se puede llevar el coche a otro taller o a un perito para que le informen sobre si la pieza es o no realmente nueva. Si la pieza es usada, se puede reclamar la diferencia de precio por buro-fax certificado con acuse de recibo y, en segundo lugar, ante los tribunales.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones