Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

: Cuándo cumplir un laudo en un arbitraje

Hemos firmado un contrato de arrendamiento con una cláusula de sumisión a un arbitraje, pero nos han comentado que para que dicha cláusula sea válida hubiera sido necesario indicar la voluntad de cumplir el laudo. ¿Es esto cierto?, ¿no va implícito en el sometimiento al arbitraje?, y, ¿podría ser nula esta cláusula?

Cierto es que el artículo 5 de la Ley de Arbitraje 36/1988, del 5 de diciembre, apunta, como contenido mínimo de la cláusula o convenio arbitral, la expresión de la voluntad inequívoca de las partes a someter la solución de cuantas cuestiones estén en litigio (o de algunas de ellas) a la decisión de uno o más árbitros, así como a expresar la obligación de cumplir tal decisión. Sin embargo, consideramos que el hecho de que el convenio o cláusula no indique la obligación de cumplir el laudo arbitral no conlleva, necesariamente, la nulidad de la cláusula. Siguiendo el artículo 11.1 de la misma Ley, el mismo convenio arbitral obliga a "estar y pasar por lo estipulado e impedirá a los jueces y tribunales conocer de las cuestiones litigiosas sometidas a arbitraje". Por otro lado, una sentencia de la Audiencia Provincial de Segovia, del 6 de junio de 1988, declaraba válida una cláusula en la que no se expresaba la voluntad de cumplir el laudo. Nuestra interpretación también va en el sentido de validez de la cláusula, pero en el caso de haber un desacuerdo entre las partes, serán los árbitros quienes, conforme al artículo 23 de la Ley de Arbitraje, estimen o desestimen la pretensión de nulidad del convenio arbitral. Otra cosa es que haya materias no disponibles y que, en el ámbito de los arrendamientos urbanos, ciertas cuestiones no puedan someterse al arbitraje, como, por ejemplo, la resolución de los contratos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones