Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Lo más práctico > Consultorio legal

Λ

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

El perro del vecino no para de ladrar día y noche

Me trasladé a una casa a las afueras de la ciudad huyendo del ruido urbano. Mi vecino tiene un gran perro a varios metros de mis ventanas, encerrado en una jaula llena de excrementos y sin apenas espacio para moverse. En tales circunstancias el animal pasa gran parte del día y de la noche aullando y ladrando, con las molestias que pueden imaginar. Estoy al borde de una crisis nerviosa. He hablado con el dueño para intentar subsanar el problema pero se niega a retirar el perro. Dice que está en su casa. ¿Se podría hacer algo por la vía jurídica?

 El problema que se plantea es, quizás en primera instancia, una recepción molesta y no deseada de ruidos en su vivienda provenientes de la de su vecino. Es cierto que el vecino está en su casa, pero no le están permitidas las emisiones sonoras molestas. En segundo lugar, las condiciones higiénico sanitarias en las que se encuentra el perro durante día y noche son deplorables y antihigiénicas. En Andalucía se aprobó la Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de protección de los animales, que considera infracción leve de carácter administrativo la perturbación por parte de los animales de la tranquilidad y el descanso de los vecinos y como infracción grave no mantener a los animales en buenas condiciones higiénico-sanitarias o en las condiciones fijadas por la normativa aplicable. Estas infracciones pueden ser multadas con 75 a 500 euros para las leves y 501 a 2.000 euros para las graves (el Ayuntamiento sólo es competente para imponer las leves).

Sugerimos que contacte con alguna protectora de animales, saque fotografías de las condiciones en que se encuentra el perro y recabe la presencia de testigos a distintas horas del día y de la noche para que, si se tiene que ir a juicio, haga valer su testimonio. También hay que avisar a la Policía Municipal en caso de que los ruidos nocturnos dificulten el descanso y acudir al médico para dejar constancia de los problemas de salud que genera la situación. Se podría intentar llegar a un acuerdo con el vecino, y si no llega éste, habrá que acudir al Ayuntamiento para interponer una denuncia por inmisiones sonoras molestas y perjudiciales para su salud junto con otra denuncia por las condiciones de vida del animal.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto