Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Salchichas cocidas : ¿Dónde está la tripa?

Las salchichas tipo Frankfurt se suelen mirar con desconfianza. Es importante saber que no todas son iguales. a continuación, mostramos algunas claves para conocer este producto.

¿Dónde está la tripa?

Para elaborar estos productos se forma una masa cárnica que posteriormente se embute para darle forma de salchicha. Esto se puede hacer de diferentes formas. En las tradicionales y en las de mayor calidad comercial, se utilizan tripas naturales, por ejemplo, de cerdo o de cordero. Sin embargo, en las salchichas más comerciales es habitual utilizar otros sistemas. Uno de los más comunes consiste en embutir las salchichas con tripas de celulosa, que se retiran después del proceso de cocción. Por eso en el producto final los extremos muestran pequeños pliegues, a pesar de no tener tripa, como ocurre en Oscar Mayer. El otro sistema consiste en cubrir la salchicha con una capa de colágeno que permanece en el producto final, tal y como se indica en la etiqueta de algunas de las marcas analizadas (por ejemplo, Argal, Eroski o Campofrío Frankfurt). Por eso la superficie de algunas salchichas posee una textura gelatinosa (en este caso los extremos no presentan ningún pliegue).

Pagar un poco más merece la pena

En las salchichas cocidas el precio suele estar directamente relacionado con la calidad comercial del producto. Así, las que están elaboradas con carne y contienen una alta proporción de este ingrediente tienen un mayor precio, como ocurre en Schara (1,02 €/100 g) o Seleqtia (0,80 €/100 g), mientras que las más baratas normalmente están elaboradas con carne separada mecánicamente y no contienen carne, como en Campofrío Frankfurt (0,43 €/100 g) y Eroski Frankfurt (0,23 €/100 g). Podemos encontrar excepciones, como Campofrío pavo, que está elaborada con carne, pero en una proporción moderada (52%) y, a pesar de ello, tiene uno de los precios más altos (0,90 €/100 g). En el sentido opuesto destaca Argal, que a pesar de contener CSM, tiene una cantidad bastante notable de carne (72%) y un precio moderado (0,56 €/100 g). En definitiva, en la mayoría de los casos, los mejores productos son los de mayor precio: Schara y Seleqtia.

¿Cómo las preparamos?

A pesar de lo que mucha gente piensa, estas salchichas no están crudas, sino cocidas, así que en principio se podrían comer en frío, nada más abrir el envase. Sin embargo, lo recomendable es calentarlas o cocinarlas antes de consumirlas, ya sea sumergiéndolas en agua caliente o preparándolas a la plancha, tal y como recomiendan algunas marcas en su envase, como Eroski o Schara. De este modo, podremos disfrutar mejor sus características (aroma, sabor…) y, además, eliminamos los riesgos microbiológicos que pueden estar asociados a su consumo debido a la posibilidad de que se desarrollen bacterias capaces de soportar las bajas temperaturas del frigorífico, como Listeria, especialmente cuando conservamos los envases una vez abiertos. Dichos riesgos son muy remotos, pero han de ser tenidos en cuenta en la población especialmente sensible, como las personas inmunodeprimidas, las mujeres embarazadas y los ancianos.

Conclusiones

Las salchichas son derivados cárnicos y, como tales, no se pueden considerar saludables, independientemente de los ingredientes que contengan, de su proporción de carne o del animal de la que esta proceda. Además, sus proteínas no suelen tener alto valor nutricional, y contienen una importante cantidad de grasa y de sal. Así, si deseamos consumirlas, deberíamos reservarlas para contadas ocasiones.

Más allá de eso, es importante considerar que no todas son iguales. La diferencia más importante se encuentra en su ingrediente principal: la carne. Las salchichas de mayor calidad comercial contienen carne en una alta proporción, como ocurre con Schara y Seleqtia, mientras que las de menor calidad tienen carne separada mecánicamente, como Oscar Mayer o Campofrío Frankfurt. Este factor suele estar directamente relacionado con su precio, de modo que las primeras suelen ser más caras que estas últimas. En este sentido, las mejores elecciones, desde el punto de vista de la relación calidad/precio, son El Pozo (0,29 €/100 g) y Seleqtia (0,80 €/100 g), si consideramos las salchichas elaboradas principalmente a partir de carne, y Eroski Frankfurt (0,23€/100g) y Campofrío Frankfurt (0,43€/100 g), si tenemos en cuenta el grupo de las salchichas que contienen sobre todo carne separada mecánicamente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones