Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Margarinas : La información nutricional

Todas tienen un aspecto muy parecido, pero entrañan notables diferencias. Así que es importante fijarse en la etiqueta y aprender a descifrarla.

La información nutricional

Al estar constituidos principalmente por grasas, la cantidad de hidratos de carbono, azúcares, proteínas y fibra es prácticamente nula. Es decir, los datos más relevantes son la energía, la cantidad de grasas y la proporción de grasas saturadas. Estos son precisamente los que determinan la puntuación en el sistema Nutri-Score, de modo que cinco de los productos analizados obtienen una C (Ligeresa, Flora Original, Flora Esencia, Flora Proactiv y Delínea), mientras que el resto obtiene una D (Artua, Tulipán Original, Roda, Puleva y Tulipán sin aceite de palma).

La sal presenta valores bajos en todos los productos analizados (el más elevado lo encontramos en Puleva, con un 0,76%, cuando la cantidad se considera excesiva a partir de 1,25%). A pesar de ello, es el nutriente que determina la diferencia en la puntuación Nutri-Score en productos como Roda (0,5%), Puleva (0,4%) y Tulipán sin aceite de palma (0,7%). Por eso, este último obtiene peor puntuación que otros que aportan más energía y tienen más grasas y grasas saturadas, como Delínea. Recordemos que el sistema Nutri-Score tiene en cuenta la cantidad de grasa y de grasas saturadas, sin considerar el contenido de otros tipos de grasas (omega 3, monoinsaturadas…) ni su procedencia (lino, coco…), así que siempre debemos complementar esa información con la que se muestra en la lista de ingredientes y en la tabla nutricional.

Entonces, ¿cuál es mejor? 

Si nos centramos en los detalles, es tremendamente complejo hacer una evaluación nutricional de este tipo de productos. Sabemos, por ejemplo, que el aceite de oliva virgen extra es saludable (aunque pierde parte de sus virtudes durante el calentamiento al que es sometido durante la elaboración de estos productos debido al deterioro de algunos de sus compuestos, como los antioxidantes), pero es más difícil evaluar otros aceites y grasas que son de uso menos común, como la grasa de karité, porque hay pocos estudios al respecto. Además, en los productos analizados que contienen mezclas de varios aceites y grasas diferentes en un formato concreto, emitir un veredicto es casi misión imposible; más aun cuando no indican la proporción concreta en la que se encuentran esos ingredientes (solo es obligatorio cuando alguno de ellos se destaca de algún modo en el envase).

Además, muchas de las marcas analizadas no muestran en la información nutricional la proporción de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Se trata de una información de carácter voluntario, pero en este tipo de productos se agradecería su inclusión, porque tiene especial relevancia. Lo que sabemos es que las grasas no son tan malas como se pensaba en el pasado. Y algo parecido se puede decir de las grasas saturadas. A pesar de su demonización, no se pueden meter en el mismo saco, porque no todas son iguales ni tienen el mismo efecto sobre la salud. En cualquier caso, las recomendaciones más conservadoras indican que reducir el consumo de grasas saturadas o sustituirlas parcialmente por grasas insaturadas puede reducir en cierto modo la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Es esta perspectiva la que utilizaremos para evaluar estos productos con el fin de simplificar y hacer asumible el análisis.

Entre los productos que muestran información nutricional más completa, las que presentan valores más interesantes a primera vista son Flora Original, Flora Proactiv y Puleva, ya que su proporción de grasas poliinsaturadas es notable, superando a la de grasas monoinsaturadas y saturadas. En este sentido, el peor sería Tulipán Original, que es la que presenta mayor proporción de grasas saturadas (34%). Esto se debe no solo a los ingredientes que la componen (grasa de palma y aceite de girasol), sino también a la cantidad en la que se encuentran (80%). Le siguen Artua y Puleva (ambas con un 19%). En el extremo opuesto se encuentran Ligeresa, con un de 11% de grasas saturadas, y Tulipán sin aceite de palma, con un 12%, que presentan bajos valores de este tipo de grasas debido a que son también las que contienen menos cantidad de grasa total.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones