Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Guía de compra: yogures : ¿Cuánto podemos comer? ¿Y cada cuánto?

De diferentes sabores, formatos y precios, este producto aporta proteínas de calidad y notables cantidades de calcio. Su consumo ha aumentado mucho en los últimos años. Hoy, de media, un adulto toma 53 gramos al día y un niño, 120 gramos

¿Cuánto podemos comer? ¿Y cada cuánto?

Su lugar en la dieta

La encuesta ENIDE (Encuesta Nutricional de Ingesta Dietética en España), elaborada por AECOSAN (la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición), revela que las ingestas de calcio superan las recomendadas para la población española, “independientemente del género y la edad”.

No existe un consenso claro sobre cuántos lácteos conviene consumir al día y eso incluye a los yogures. Hasta hace unos años, las entidades de referencia no dudaban en recomendar a la población una ingesta de entre 2 y 4 raciones diarias de lácteos, pero revisiones más recientes, como las del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard o las de la Fundación Dieta Mediterránea, han aconsejado consumir entre 1-2 raciones al día de lácteos, con preferencia por las versiones bajas en grasa. Y una ración de lácteos equivale a 2 unidades de yogur (de 125 gramos).

/imgs/20150201/tarros.jpg

Con todo, el consumo de yogur muestra una clara evolución positiva a lo largo de los años, según la última edición del documento “Valoración Nutricional de la Dieta Española de acuerdo al Panel de Consumo Alimentario” (elaborado por la Federación Española de Nutrición junto con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente). Pero, a lo largo de los últimos años, ese consumo ha aumentado de forma espectacular. En 1964, solo se tomaba un gramo de yogur al día (de hecho, solo podía adquirirse en oficinas de farmacia). En 1991, la cifra aumentó a 21 gramos por persona y día, una cifra que se duplicó en 2008 (42 gramos por persona y día). Hoy por hoy, se sitúa en torno a los 53 gramos de yogur al día. Como el tamaño del envase más corriente corresponde al de 125 gramos, esto significa que consumimos unos 2,5 yogures por semana.

En todo caso, estas cifras corresponden a adultos: los niños toman bastante más yogur. Según datos del estudio enKid, que evaluó la ingesta de una muestra representativa de la población infantil y juvenil española, este grupo de población consume una media de 120 gramos de yogur al día. Otros estudios muestran resultados similares. Es decir, este grupo de población consume casi una unidad estándar de yogur al día.

A diario

Las diferencias entre la variada gama de yogures las determinan, sobre todo, las grasas y los azúcares. Para consumir un yogur de forma habitual, conviene revisar su etiqueta y tener en cuenta que una ración debe contener menos de 6,5 gramos de azúcar y 5,2 gramos de grasa. Si son productos de la marca EROSKI, estos nutrientes aparecerán en color verde en su etiqueta (semáforo nutricional).

En el otro extremo, se encuentran los yogures cuyo consumo habrá que reservar para ocasiones especiales. Son aquellos que aportan, por ración, una cantidad igual o superior a 18 gramos de azúcares, 14 gramos de grasa o 4 gramos de grasa saturada. El semáforo nutricional de EROSKI los marcaría en color naranja. También se desaconsejan los yogures con esteroles o estanoles vegetales en personas que no presentan cifras elevadas en el colesterol sanguíneo.

Como puede observarse en el semáforo nutricional (ver tabla), se han analizado 20 tipos diferentes de yogur y 2 postres de soja en forma de yogur (una ración de 125 gramos). Los únicos con todos los nutrientes en verde son el yogur desnatado (natural o natural edulcorado), el bífidus desnatado, el yogur con L-Casei 0%, el yogur con esteroles vegetales (natural o sabor fresa) y el postre de soja edulcorado. Por su parte, destaca la alta proporción de azúcares del yogur entero con frutas y del bebible azucarado (de este último, se han analizado 200 gramos), y también la alta proporción de grasa saturada del yogur griego natural.

¿Puede producirse un consumo “excesivo”?

/imgs/20150201/actimeles.jpg

En relación al consumo de determinados alimentos, existen recomendaciones claras sobre límites que no deben superarse. Sin embargo, esto no se aplica al yogur. Las entidades de referencia en nutrición humana no emiten advertencias con respecto a hipotéticos perjuicios atribuibles, de forma clara, a la excesiva ingesta de yogur.

En todo caso, nadie duda de que tomar demasiados yogures desplazará el consumo de otros alimentos que deben suponer la base de toda alimentación saludable: los de origen vegetal poco procesados. El documento “Valoración Nutricional de la Dieta Española de acuerdo al Panel de Consumo Alimentario” señala que el yogur es uno de los alimentos “que con más fuerza ha irrumpido en la dieta española y, de manera especial, como ‘postre habitual'”. Así, el típico postre, formado por fruta fresca, se ha sustituido en muchas ocasiones (sobre todo en niños) por yogures.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones