Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

SEGURIDAD ALIMENTARIA : Y ESTO, ¿ME LO PUEDO COMER?

A MENUDO, AL ABRIR LA NEVERA, NOS ASALTAN DUDAS RESPECTO AL BUEN ESTADO DE LOS ALIMENTOS. CARNES, PESCADOS, FRUTAS, VERDURAS Y MUCHOS OTROS ARTÍCULOS SE DETERIORAN CON FACILIDAD, Y LOS REMEDIOS CASEROS PARA EVITAR EL DESPERDICIO ALIMENTARIO PONEN MUCHAS VECES EN RIESGO NUESTRA PROPIA SALUD. APRENDE A LEER QUÉ QUIERE DECIR CADA PRODUCTO SEGÚN EL ASPECTO QUE PRESENTE.

Un pollo de confianza.

  • No ingerir la carne con signos de deterioro o, lo que es lo mismo, la que presenta colores u olores anormales). No porque los organismos alterantes que los causan sean peligrosos, sino porque, más allá de modificar sus cualidades organolépticas, nos están indicando que el crecimiento microbiano ha sido posible y que, por lo tanto, también puede haber patógenos. Los más comunes en el pollo son la campylobacter y la salmonella, que producen fundamentalmente sintomatología gastrointestinal.
  • Prohibido su consumo. En los grupos de riesgo (como embarazadas, niños, ancianos o enfermos), pueden tener además consecuencias graves y/o crónicas. “Si lo volvemos a calentar, podemos destruir parte de los microorganismos patógenos que se hayan desarrollado, pero no tenemos garantizada la destrucción de todos ellos, ni tampoco que hayamos eliminado las posibles toxinas que se hayan producido”, advierte Robles.

PESCADOS Y MARISCOS A COLOR.

  • Si las gambas se han ennegrecido, cuidado. “El color negro es producto de una reacción de pardeamiento debido a unas enzimas del marisco, las llamadas polifenooxidasas. Estas se liberan tras la muerte y causan este oscurecimiento, al actuar sobre un aminoácido llamado tirosina”, explica Robles.
  • La refrigeración ralentiza este proceso, pero no lo detiene. Aunque los compuestos oscuros no tienen por sí solos ningún efecto adverso sobre la salud, sí constituyen un indicador de que llevan demasiado tiempo en la nevera.
  • Lo mejor, desecharlos. Ese signo de alteración nos advierte, al igual que con el pollo, de que puede haberse dado un crecimiento de patógenos. Por tanto, es recomendable tirarlos.

LAS SEÑALES DE LAS FRUTAS.

  • El tiempo no afecta a todas de la misma manera. En algunas frutas, como las fresas, puede producirse la aparición de moho, indicativo de que el alimento está fermentando y de que su textura y sabor característicos ya han cambiado.
  • Lo que indica el moho. Esta señal no es necesariamente tóxica, pero puede albergar bacterias que no vemos en su interior e incluso causar reacciones alérgicas a personas sensibles a ello. En principio, se deben retirar las que están mohosas y lavar y consumir el resto cuanto antes, ya que el agua favorece la formación de moho. Conviene recordar que sus esporas se reproducen con rapidez, por lo que es muy probable que, si el alimento contaminado estaba en un envase, este resulte también afectado: por ello, hay que lavarlo a fondo.
  • La solución depende del producto. Desecha la parte afectada por moho; pero si este aparece en una mermelada o productos similares, mejor tirarlos. En el caso de la manzana, es suficiente retirar la parte que está mal. El plátano puede consumirse sin problema a pesar de la sobremaduración que ha cambiado su color, sabor -que es mucho más dulce- y textura.

LOS PRODUCTOS PROCESADOS, CON CADUCIDAD Y CONSUMO PREFERENTE

Los alimentos que incluyen algún tipo de procesamiento previo a su puesta en venta se comercializan obligatoriamente con una fecha de caducidad o de consumo preferente. A pesar de no ser lo mismo, muchos consumidores siguen teniendo dudas acerca de su significado. La primera indica el momento a partir del cual un producto no debe consumirse, porque puede constituir un peligro para la salud; se usa en los alimentos muy perecederos, como los productos pasteurizados, carnes o envasados al vacío. La fecha de consumo preferente se refiere al momento a partir del cual sus cualidades organolépticas originales pueden verse afectadas. Su ingesta, no obstante, sigue siendo segura. Incluye alimentos como legumbres, aceites, conservas, cajas de leche…

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones