Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Viajes > Ideas y consejos

: Volver a casa por Navidad

Si el avión es el medio elegido para disfrutar de las vacaciones navideñas, conviene saber que ante cancelaciones y retrasos el pasajero tiene derecho a recibir una indemnización

¿Y si se trata de un retraso?

De acuerdo con el reglamento europeo, un retraso otorga derecho al pasajero a recibir asistencia gratuita -comida y bebida suficiente, comunicación telefónica o por mail e, incluso, pernoctación en un hotel, traslados incluidos)- en los siguientes casos:

  • Retraso de dos horas o más en el caso de todos los vuelos de 1.500 kilómetros.
  • Retraso de tres horas o más en todos los vuelos intracomunitarios de más de 1.500 kilómetros y de todos los demás vuelos entre 1.500 y 3.500 kilómetros.
  • De cuatro horas o más en los vuelos no comprendidos en las letras a) o b).

Se considera que un retraso superior es razón suficiente como para dar por perdido el viaje, por lo que el afectado tiene derecho a la devolución del importe del billete.

La indemnización máxima por pérdida
de equipaje asciende a 1.180 euros

Pero un retraso no solo puede frustrar el viaje, puede causar daños merecedores de una indemnización. Con fecha 13 de junio de 2002, la Audiencia Provincial de Islas Baleares reconoció una indemnización de 600 euros por daño moral ante el retraso de un vuelo cuyo fin era disfrutar de los días de Nochebuena y Navidad en familia.

¿Qué sucedió en ese caso?

Se apreció en esta sentencia la existencia de un daño moral debido a la falta de asistencia sufrida por el pasajero durante su periplo por Barajas a la espera de poder partir hacia su destino. Esta sentencia advierte que dentro de las obligaciones de la compañía se encuentra la de asistir a los pasajeros, facilitarles alojamiento y manutención y realizar las gestiones necesarias para permitirles continuar hasta su destino final en la forma que menos retraso y perjuicio les cause. En esa ocasión, había quedado demostrado que existía un vuelo alternativo que cubría el mismo trayecto, aunque la compañía aérea no consiguió probar que hiciera algún tipo de gestión para recolocar en él a la pasajera afectada. Pero sobre todo, no le prestó la menor asistencia durante el tiempo que permaneció en el aeropuerto, una situación más grave si se tiene en cuenta las fechas del suceso. Veinticuatro horas privadas de la mínima asistencia que establece la normativa dieron lugar a una condena de 600 euros.

¿Las huelgas son casos de fuerza mayor?

Se consideran como tal desde el año 2004. En función de la normativa, las obligaciones de los transportistas se limitan o excluyen siempre que un suceso se haya causado por circunstancias extraordinarias que no se han podido evitar, incluso una vez que se hubieran tomado todas las medidas razonables. Se trata de circunstancias extraordinarias que pueden darse en situaciones de inestabilidad política, condiciones meteorológicas incompatibles con la realización del vuelo, riesgos para la seguridad de los pasajeros, deficiencias inesperadas en la seguridad del vuelo y huelgas que afecten a las operaciones de un transportista aéreo encargado de efectuar el vuelo.

¿Y el equipaje?

Según el Convenio de Montreal, la responsabilidad del transportista en caso de destrucción, pérdida, avería o retraso del equipaje se limita a un máximo de 1.000 derechos especiales de giro ( aproximadamente 1.180 euros) por pasajero con independencia del peso o del número de bultos facturados afectados por la destrucción, pérdida, avería o retraso.

En esos casos, es requisito imprescindible cumplimentar por escrito una protesta en los plazos máximos en los que debe efectuarse. Se trata de 7 días naturales a partir de la fecha de recibo del equipaje, ante una avería del equipaje facturado y 21 días, a partir de que el equipaje se haya puesto a disposición del pasajero en los casos en los que se retrase su entrega. Y es que si se recibe el el equipaje facturado sin presentar la protesta se entiende como una presunción, salvo que se pruebe lo contrario, de que ha sido entregado en buen estado.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones