Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: VERDADES Y MITOS DEL NUEVO ETIQUETADO

EL SISTEMA DE ETIQUETADO NUTRI-SCORE, COMPUESTO POR CINCO COLORES Y CINCO LETRAS, GENERA DUDAS: ¿ES OBLIGATORIO?, ¿SE APLICARÁ A TODOS LOS ALIMENTOS?, ¿SE PUEDE MANIPULAR? PREGUNTAMOS AL DOCTOR JORDI SALAS, UNO DE LOS MÁXIMOS IMPLICADOS EN LA INVESTIGACIÓN PARA INSTAURAR ESTE MÉTODO.

Los trucos de los fabricantes.

Una duda que ha aflorado con la implantación de este etiquetado es que puntuaría mejor algunos productos con un contenido elevado en azúcares -por ejemplo, algunos cereales de desayuno- si se les enriqueciera con fibras o si contuvieran frutas. Para Salas, se trata de un argumento erróneo. “La forma de calcular de Nutri-Score garantiza que un alimento que sea demasiado azucarado, graso, salado o calórico no rentabilice los aspectos positivos. Los cereales de desayuno demasiado azucarados y/o grasos no pueden beneficiarse por contener fibra dietética, y únicamente se tendrán en cuenta las frutas, verduras, frutos secos y leguminosas cuando supongan, como mínimo, el 40% de su contenido. A partir de este límite los puntos positivos dados por este sistema son proporcionales”, señala este experto.

Los productos que tengan estos elementos en el 80% de su contenido podrán gozar del bono máximo de este etiquetado frontal, sin perder de vista que el alimento en origen no se pase de azúcares, grasas o sal. Así, NutriScore garantiza que no se altere la clasificación de ningún alimento con cantidades importantes de componentes negativos por ingredientes positivos, tanto naturales como añadidos.

FRUTAS Y VERDURAS FRESCAS, SÍ O NO

El color verde de Nutri-Score levanta inquietudes en el sector alimentario por el hecho de que, al implantarlo en productos industriales, pueda conllevar que los compradores sustituyan la compra de alimentos frescos por productos etiquetados con la A o B. “Los estudios realizados en supermercados online o convencionales franceses manifiestan que la cesta de la compra es más saludable, con menor presencia de productos D y E (los menos favorables), a favor de una proporción mayor de fruta y verdura. En Francia está previsto ampliar este etiquetado a estos productos, clasificándolos como A”, describe Salas.

¿UN ALGORITMO MANIPULABLE?

Uno de los bulos en torno a Nutri-Score que circulan por las redes sociales denuncia que Francia, pionera en implantarlo, habría adaptado el cálculo del algoritmo como un traje a medida para el caso de los quesos, uno de los productos estrella de la gastronomía gala, con el fin de mejorar su imagen. Para Salas se trata de una afirmación falsa: “Tras el análisis de la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria, se realizaron unas mínimas adaptaciones para los quesos, las materias grasas y las bebidas, que no modificaron los elementos implicados en la puntuación de base. Los elementos negativos del cálculo figuran en la declaración nutricional obligatoria a nivel europeo, en la parte posterior del envase (calorías, grasas totales, grasas saturadas y sodio). Estas categorías de alimentos, aunque plantearon problemas específicos, no han comprometido la selección nutricional del algoritmo”, describe este experto.

La mayor parte de los quesos se ubican en la categoría E, pese a su contenido variable en grasas, sal y calcio. El cálculo adaptado distingue entre los menos elevados en grasas saturadas y sal (agrupados como D) y los más grasos o salados (calificados como E). En el caso de las materias grasas añadidas, Nutri-Score diferencia dos grupos: las grasas de origen animal (crema, mantequilla), más ricas en grasas saturadas y calificadas como E; y las grasas de origen vegetal (aceites y margarinas), menos ricas en grasas saturadas (menos el aceite de coco y de palma). Para las bebidas, el ajuste responde a la diferencia entre los productos sólidos y líquidos. “También se pretendió que el agua fuera la única bebida clasificada como A, para evitar que las bebidas con edulcorantes y los zumos de frutas fueran clasificados en su misma categoría”, añade el experto. Aunque no se puede alterar el cálculo de Nutri-Score fijado en 2015, las autoridades dejan la puerta abierta a que pueda volver a definirse en unos años para adaptarse a los avances científicos. “Todo con el fin de dar respuesta a ciertos puntos de mejora, como tener en cuenta los azúcares añadidos en lugar de los totales, que también requiere una modificación de la legislación europea que obligase a añadir este dato al etiquetado obligatorio”, concluye Jordi Salas.

¿DEBE SER OBLIGATORIO?

“Debido al marco legislativo de la UE, las empresas pueden aplicar la medida solo si lo desean”, explica Salas. Así, los productores de aceite de oliva, uno de los productos que más controversia ha levantado, pueden renunciar a utilizar el semáforo de Nutri-Score sin temor a ser acusados saltarse la legalidad. Otra alternativa, como desliza la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), consistiría en no incluir en el decreto productos con un solo ingrediente en su composición, como el aceite de oliva.

EL ETIQUETADO TRADICIONAL Y NUTRI-SCORE, CARA A CARA

Etiquetado tradicional

  • Informa sobre cinco componentes cuyo exceso supone un riesgo para la salud: kilocalorías, grasas, grasas saturadas, azúcares y sal.
  • Calcula por ración estipulada por el fabricante.
  • El consumidor tiene que concluir por sí mismo la calidad nutricional del alimento.

Nutri-Score

  • Tiene en cuenta siete parámetros: 4 negativos (kilocalorías, grasas saturadas, azúcares y sal) y 3 positivos (fibra, proteína y contenido en fruta, verdura, frutos secos y legumbres).
  • Al calcular por 100 gramos se facilita la comparativa, y es más objetivo que hacerlo por ración, ya que el tamaño de la ración no está regulado y hay diferencias entre marcas.
  • El sistema ofrece al consumidor la valoración de la calidad nutricional del alimento de una forma visual y fácilmente entendible (letra y color).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones