Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Solidaridad > Economía solidaria

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Comercio Justo : Una forma de consumo que beneficia a todos

España se halla a la cola de la Unión Europea en la compra de productos de Comercio Justo, aunque esta práctica solidaria gana adeptos

Los principios del comercio justo

Principios:

  • Salarios y condiciones laborales dignas. Los sueldos que reciben los trabajadores del Sur les condenan a ser esclavos de la pobreza.
  • No a la explotación infantil. Los niños y niñas trabajan como adultos en muchos países del Sur. Los jornaleros son ayudados por sus hijos e hijas para así aumentar los ingresos. Sin una escuela que les facilite un mejor futuro, trabajan demasiadas horas y viven en condiciones insalubres y expuestos a enfermedades. Además, cobran menos por su trabajo y sufren trastornos que les afectan física y psíquicamente.
  • Igualdad entre mujeres y hombres. Es habitual que la mujer cobre un salario inferior por realizar el mismo trabajo que un hombre. El 70% de las personas que viven en la pobreza absoluta son mujeres y hay un abismo entre la retribución que las mujeres reciben y el papel que desempeñan en la sociedad.
  • Derechos laborales. En muchos países de Sudamérica y África, los capataces van armados; los temporeros se hacinan en alojamientos precarios; no hay ninguna cobertura sanitaria para prevenir enfermedades o accidentes; las leyes no permiten la asociación o sindicación y, si la permiten, los sicarios se encargan de perseguir a los activistas.
  • Relación comercial a largo plazo. Se les garantiza continuidad.
  • Prefinanciación. Pago de una parte del producto por adelantado (hasta un 60%).
  • Los productores/as destinan parte de los beneficios al desarrollo integral de su comunidad.
  • Respeto por el medio ambiente. La sobreexplotación de los recursos naturales compromete el desarrollo de los países del Sur. En los últimos años se ha intensificado el uso de pesticidas y fertilizantes en las plantaciones. Se estima que en los países del Tercer Mundo se utilizan sin control unas 400.000 toneladas anuales de pesticidas, muchos de ellos prohibidos en los países del Norte. Aunque a corto plazo eliminan las plagas, estos productos afectan a la piel y a las vías respiratorias, y provocan la degradación de los suelos y la contaminación del medio ambiente, con la consiguiente recesión de los cultivos. Una producción de café sin productos químicos supondría un ahorro de entre 10.000 y 20.000 pesetas por año y hectárea, aunque la productividad de las tierras sería menor.

Fuente: Intermón Oxfam

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones