Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis documental para conocer la situación del hambre en el mundo y cómo afecta a los niños : Una de cada nueve personas en nuestro planeta tiene hambre

795 millones de personas en el mundo no cuentan con suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa, 216 millones menos que en 1990

El hambre de los países en desarrollo

En desarrollo

La gran mayoría de personas que pasan hambre en el mundo viven en países en desarrollo, es decir, en aquellos lugares con una menor esperanza de vida, una menor educación y menos dinero, pero con una tasa de crecimiento superior a los países desarrollados. Concretamente, se calcula que en estas zonas hay en torno a 780 millones de personas subalimentadas, el 13% de la población mundial.

Aun así, un total de 72 países de los 129 considerados en desarrollo (y que han sido objeto de seguimiento) han reducido a la mitad la proporción de las personas con hambre entre 1990 y 2015 (cumplen el objetivo ODM) y 29 de ellos también el número total (satisfacen el objetivo CMA).

Según el estudio de FAO, FIDA y WFP, la mayor parte de ellos disfrutaron de condiciones políticas estables y crecimiento económico, que habitualmente estaban acompañados por políticas de protección social dirigidas a los grupos vulnerables de la población.

Asia

Asia es el continente en el que habita la mayor cantidad de personas con hambre del mundo. En total, 512 millones de personas, es decir, dos tercios del total de personas subalimentadas (795 millones). Concretamente, la región asiática más afectada en términos absolutos es Asia meridional (Afganistán, Bangladesh, India, Irán, Maldivas, Nepal, Pakistán y Sri Lanka) con 281 millones de personas que sufren hambre, es decir, un 35 % del total mundial.

En esta zona, India marca un punto de inflexión, ya que ella sola congrega a cerca de 195 millones de personas subalimentadas, un 25 % del total en el mundo. Aun así, la prevalencia en el país ha mejorado y ha pasado de un 24 % en 1990 al 15 % de personas subalimentadas de la actualidad.

Según el informe de la FAO, FIDA y el Programa Mundial de Alimentos, este pequeño progreso se debe a la escasa influencia del encarecimiento mundial de los alimentos en los precios nacionales del país y los resultados positivos de un programa ampliado de distribución de alimentos. Pero también indican que “el mayor crecimiento económico no se ha traducido plenamente en un aumento del consumo de alimentos, y menos aún en una mejora de las dietas en conjunto, lo que podría indicar que las personas pobres afectadas por el hambre no han conseguido beneficiarse demasiado del crecimiento general”.

África

Con todo, si se dejan a un lado los términos absolutos, es África donde hay una mayor prevalencia de población con hambre: una de cada cinco personas allí presenta desnutrición. El caso más preocupante es el de África subsahariana. En esta región, en 25 años, el número de personas con desnutrición ha aumentado en 44 millones (ahora son 220 millones). Por tanto, en la actualidad, la proporción de personas subalimentadas allí se sitúa cerca de una de cada cuatro.

Para la ONU, la FAO y la FIDA, en esta región, “la lentitud del avance en la lucha contra el hambre a lo largo de los años resulta especialmente preocupante”. Y enumeran tres factores que impiden reducir el número de personas subalimentadas en aquella zona: el encarecimiento de los alimentos, las sequías y la inestabilidad política de algunos países.

Nuevos compromisos

En septiembre, se celebró la Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Agenda de Desarrollo Sostenible de 2015. Allí, 193 líderes mundiales se comprometieron a alcanzar 17 objetivos para lograr tres metas en los próximos 15 años: acabar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia y solucionar el cambio climático. Propósitos que deberán alcanzar todos los países.

Niños desnutridos y con problemas de crecimiento

Los niños son especialmente vulnerables al hambre. Según Manos Unidas, los niños subnutridos no crecen de forma tan rápida como los niños saludables y, mentalmente, pueden desarrollarse más despacio. Además, la organización recuerda que el hambre constante debilita el sistema inmunológico y les hace más vulnerables a enfermedades e infecciones.

Las organizaciones humanitarias calculan que la nutrición deficiente causa casi la mitad de las muertes en niños menores de cinco años (3,1 millones de niños al año y cerca de 8.500 al día). También que uno de cada cuatro menores en el mundo padece retraso en el crecimiento (en los países en desarrollo, esta proporción se puede elevar a uno de cada tres).

Además, Unicef estima que el 20% de los niños más pobres del mundo tienen alrededor del doble de probabilidades que el 20% de los más ricos de sufrir retraso en el crecimiento debido a la mala alimentación, y de morir antes de su quinto cumpleaños.

Por último, para complementar esta amalgama de cifras impactantes, según el Programa Mundial de Alimentos, 66 millones de niños en edad escolar primaria asisten a clases con hambre en los países en desarrollo. Es más, calculan que solo en África hay 23 millones.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones