Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis documental para conocer la situación del hambre en el mundo y cómo afecta a los niños : Una de cada nueve personas en nuestro planeta tiene hambre

795 millones de personas en el mundo no cuentan con suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa, 216 millones menos que en 1990

Balance: compromisos y realidad

Compromisos internacionales

2015 es un año para hacer balance y comprobar si se han cumplido los dos compromisos internacionales en la lucha contra el hambre.

El primero se concretó en 1996 en Roma en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA). Representantes de 182 gobiernos se comprometieron a “erradicar el hambre en todos los países, con el objetivo inmediato de reducir el número de personas desnutridas a la mitad de su nivel actual no más tarde del año 2015”.

El segundo se refiere al primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM 1), acordado en 2000 por 189 naciones. Entre sus metas estaba la de “reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre para el año 2015”.

Objetivos incumplidos

795 millones de personas en el mundo no cuentan con suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Esto significa que una de cada nueve personas pasa hambre en nuestro planeta. Es una de las conclusiones principales del informe “Estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2015”, publicado por la FAO, la WFP y la FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola).

En líneas generales, no se han cumplido los objetivos internacionales establecidos. Desde 1990, el número de personas que pasan hambre en el mundo ha disminuido en 216 millones (entonces, la cifra se elevaba a más de 1.000 millones). Además, si se deja a un lado el dato bruto y se tiene en cuenta el porcentaje, la proporción de personas subalimentadas respecto de la población (lo que llaman prevalencia de la subalimentación) se ha reducido del 19 % en 1990 hasta el 11 % de las estimaciones entre 2014 y 2016.

Los factores que, según el informe, han impedido unos resultados mejores tienen que ver con cuestiones económicas (la volatilidad de los precios de los productos, el encarecimiento general de los alimentos y de la energía, las crecientes tasas de desempleo y las recesiones económicas globales de finales de la década de 1990 y de los años posteriores a 2008), climáticas (fenómenos meteorológicos extremos y catástrofes naturales cada vez más habituales) y políticas (la inestabilidad política y los conflictos civiles han provocado un aumento sin precedentes de personas desplazadas).

Aun así, hay que tener en cuenta que a pesar del aumento de la población mundial en 1.900 millones de personas, la prevalencia de la subalimentación se ha reducido un 42 % en todo el mundo y un 45 % en los países en desarrollo.

En este sentido, merecen una mención destacada China y la India, como países grandes y muy poblados. Por sí solos, representan el 81 % de la reducción total del número de personas subalimentadas de las regiones en desarrollo entre 1990 y 2015. Y solo China supone casi dos tercios del total: pasó de los 289 millones de personas hambrientas entre 1990 y 1992 a los cerca de 134 millones de las estimaciones entre 2014 y 2015.

Mapa del hambre en el mundo, 2015

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones