Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Educación > Cultura y ciencia

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Bibliotecas públicas: analizadas las instalaciones y servicios de 100 centros en 18 ciudades españolas : Una de cada cuatro bibliotecas suspende en calidad, debido a carencias en los servicios ofrecidos y en la seguridad

Limpieza y mantenimiento, información y atención a los usuarios, y accesibilidad para discapacitados, puntos fuertes de las bibliotecas

Limpieza y accesibilidad, buenas

Para que una biblioteca ofrezca un buen servicio a los usuarios debe velar por la limpieza y el adecuado mantenimiento de sus instalaciones. El exterior y la fachada del 90% de las bibliotecas visitadas se encontraba en muy buen estado de conservación y el 75% de los edificios se hallaban en muy buenas condiciones de mantenimiento y limpieza (sobresalen las de Cádiz, Córdoba, Oviedo, San Sebastián y Vitoria). La comodidad de las instalaciones viene dada en parte por la climatización y la iluminación, correctas en la gran mayoría. Se observó, además, que los aseos estaban limpios en nueve de cada diez bibliotecas.

Los usuarios discapacitados, por otra parte, deben tener asegurado el disfrute, en las mismas condiciones que el resto de ciudadanos, de las iniciativas de carácter cultural, informativo o educativo. El 84% de las bibliotecas contaban con puertas interiores y exteriores con una anchura que permitiera el paso de personas en silla de ruedas. También se comprobó si las dimensiones de estas estancias eran amplias y espaciosas para que los usuarios discapacitados puedan moverse con comodidad. Se constató asimismo que uno de cada cuatro aseos no cumplía con las normas de accesibilidad. En Pamplona, ninguno de los baños de las cinco bibliotecas visitadas estaban acondicionados. Se comprobó además que sólo en el 10% de las bibliotecas había carteles escritos en braille. Menor aún, un 6%, es la proporción de bibliotecas con libros en braille. Sólo se han encontrado en alguno de los centros visitados en Sevilla, Murcia, Granada, Madrid, Bilbao y Barcelona.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones