Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Educación > Cultura y ciencia

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Bibliotecas públicas: analizadas las instalaciones y servicios de 100 centros en 18 ciudades españolas : Una de cada cuatro bibliotecas suspende en calidad, debido a carencias en los servicios ofrecidos y en la seguridad

Limpieza y mantenimiento, información y atención a los usuarios, y accesibilidad para discapacitados, puntos fuertes de las bibliotecas

Atención a los usuarios, limpieza, accesibilidad y tabla comparativa

Atención adecuada

Los técnicos de CONSUMER EROSKI realizaron una prueba práctica de búsqueda de un libro en los ordenadores-catálogo (se eligió ‘El origen de las especies’, de Charles Darwin, para las bibliotecas universitarias y ‘El Perfume’, de Patrick Süskind, para el resto). En siete bibliotecas, más de la mitad de las visitadas en Alicante, dos de Zaragoza y otras dos de Murcia y Valladolid, los usuarios no podían acceder a un catálogo informatizado. Entre las que sí disponían de este servicio, en 9 de cada 10 casos los técnicos comprobaron la sencillez de su manejo y la posibilidad de saber si el libro estaba prestado a otro usuario o la localización exacta de ese material dentro de la biblioteca. Como excepciones, los únicos terminales disponibles en tres centros de Cádiz, Zaragoza y Murcia estaban estropeados. La misma prueba se repitió solicitando ayuda a los empleados. El servicio recibido fue correcto en seis de cada diez centros. Destacan de forma positiva los visitados en Bilbao, Granada y Oviedo. Por el contrario, en algunas bibliotecas de Alicante, Cádiz, Madrid, Málaga y Valladolid, el funcionario se limitó a proporcionar indicaciones sin especificar dónde se hallaba el libro ni acompañar al usuario a buscarlo.

Otra prueba práctica consistió en solicitar información para convertirse en socio de las bibliotecas. Pues bien, sólo en el 47% ofrecieron información documental sobre el funcionamiento de la biblioteca. Las que lo hacían indicaban las condiciones de uso del carné de usuario y del servicio de préstamo, así como las sanciones impuestas por el retraso en la entrega de los materiales prestados. Por otro lado, ocho de cada diez no avisan a sus socios de las nuevas adquisiciones aunque el 68% de las bibliotecas las colocan en una sección especial para que los usuarios puedan percatarse de su existencia. Todas las bibliotecas alicantinas analizadas, además de varios centros de San Sebastián, Granada, Oviedo, Vitoria, Valladolid, Sevilla y Valencia sí notificaban a sus socios la llegada de esos nuevos materiales por carta o mediante correo electrónico.

Uno de los puntos débiles de las bibliotecas españolas es la señalización. En el 79% de las estudiadas no había hojas informativas en las que se indicase la existencia de un libro de reclamaciones, en el 63% no se vio una nota que informase de la existencia de un buzón de sugerencias y en el 67% tampoco había carteles sobre qué hacer en caso de emergencia o incendio. Además, una de cada cinco carecía de paneles indicadores de la ubicación de las salidas de emergencia, y en una de cada ocho ni siquiera se anunciaban las normas de la biblioteca (apagar el móvil, no comer ni beber dentro de las instalaciones…).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones