Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Vivienda > Compra

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

La gestión de las inmobiliarias a examen: se visitaron 56 en 14 ciudades : Un servicio aceptable, pero plagado de deficiencias e irregularidades

El 98% de ellas aceptaron mediar en operaciones con dinero negro entre sus clientes; las que venden VPO lo hacen a precios de mercado libre, y más de la mitad no informan bien sobre la comisión que cobran

Buen trato personal y suficiente esfuerzo para vender

La situación dista mucho en las diversas ciudades, si bien los datos de este estudio no son suficientemente representativos de cómo opera el sector inmobiliario en las ciudades comparadas debido a lo exiguo de la muestra: cuatro inmobiliarias por cada ciudad. De todos modos, las que ofrecieron un mejor servicio fueron las visitadas en Valencia, seguidas de las de Madrid, Vitoria y Logroño.

En lo positivo, el informe ha constatado que las inmobiliarias adoptan las medidas necesarias (y asumen los gastos que conllevan) para dar a conocer el piso que los usuarios desean vender, ya que la mayoría recurren a la prensa diaria de más tirada y a otros sistemas complementarios, entre ellos la exhibición de la oferta en el escaparate del propio establecimiento o el volcado en Internet de esa oferta. Asimismo, se comprobó el buen trato personal dispensado (interés prestado, actitud adoptada, amabilidad y atención y servicio) por los empleados de las inmobiliarias, así como el buen asesoramiento sobre los gastos que el usuario debe soportar en la compra o venta de la vivienda, y la aceptable claridad con que se exponía todo lo relativo al precio final de las viviendas. También se puede afirmar que la casi totalidad de las inmobiliarias informan con diligencia sobre las viviendas con que cuentan y que pueden, por sus características y precio, satisfacer al usuario, ya que son muy pocas las que intentan “colocar” al cliente en un primer momento los pisos que más les conviene a ellas vender.

Escaso conocimiento de la realidad inmobiliaria

Pero, a pesar de que la calidad del servicio que prestan puede considerarse en general aceptable (siguiendo las ponderaciones aplicadas en la metodología empleada por esta revista), la inmensa mayoría de las inmobiliarias apenas explicaron las posibles ayudas o subvenciones a las que puede optar el interesado a la hora de comprar vivienda, y la mitad de ellas ofrecieron insuficientes datos de interés (características urbanísticas, infraestructuras y equipamientos sociales y culturales, ambiente social, accesos y transporte…) sobre la zona urbana en que está pensando el cliente para su nueva vivienda.

Buena parte de las inmobiliarias apenas ofrecen información sobre las características de la zona en que el usuario piensa para su vivienda

Y, lo que es aún más importante, el 60% de las inmobiliarias estudiadas no expusieron en este primer contacto con suficiente detalle y claridad las características de los pisos ofrecidos: superficie, número de habitaciones y de baños, tipo de calefacción, gastos de comunidad, existencia de garaje o trastero, si la vivienda es exterior o interior, antigüedad de la vivienda… lo que puede incidir en que la primera selección realizada por el cliente no sea acertada. Si acudimos a una inmobiliaria a la que exponemos nuestras necesidades, y nos ofrecen 20 viviendas diferentes, difícilmente vamos a poder visitarlas todas, por lo que se requiere una información abundante y precisa sobre cada una de ellas, que nos permita realizar una criba eficaz y así visitar sólo las que más pueden adaptarse a nuestras expectativas.

La respuesta aportada al cliente, mediocre

Continuando con lo mejorable, las soluciones aportadas finalmente (tras una hora de conversación y gestiones) por las inmobiliarias al usuario que desea comprar o vender una vivienda merecen una nota media de “regular”. Y ello porque, ente otras cuestiones, lo más habitual es que el empleado no mostrara ante el cliente la iniciativa -exigible en un profesional competente- de mostrarle todas las opciones que a éste pudieran interesarle. Y que (en siete de cada diez casos) no le ofreciera una información amplia y detallada por escrito sobre los pisos que podrían ajustarse a sus preferencias y necesidades. En este aspecto de la información, destacó Valencia, ya que las cuatro inmobiliarias allí visitadas aprobaron muy holgadamente el examen al ofrecer información más que suficiente acerca de las viviendas propuestas al cliente, si bien en otras muchas ciudades algunas inmobiliarias también cumplieron en este trascendental cometido.

En resumen, y dicho de otro modo, sólo en pocas ocasiones los técnicos de esta revista abandonaron las inmobiliarias con la sensación de haber sido bien atendidos porque el comercial había dado una respuesta completa y suficiente a sus expectativas e intereses.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones