Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Guía de compra: pan de molde : Entre pan y pan

Pese a su mala fama indebida, es compatible con una dieta equilibrada; lo más recomendable es elegirlo integral o con cereales

Entre pan y pan

Una cuestión que resolver cuando estamos frente a diferentes ofertas de pan de molde es cuál de ellos es más recomendable. Siempre será mejor una variedad integral que la versión refinada y mejor aún si es sin sal o con un contenido reducido en sal. Esto nos lleva a otra duda habitual: ¿es mejor el pan con cereales que el integral? Lo cierto es que presentan pequeñas diferencias: algo más de calorías y grasas en el integral, pero sin ser tan relevantes que decanten la balanza hacia una u otra opción. Pero las preguntas de los consumidores van más allá, debido, en gran parte, a la amplísima oferta de panes que podemos encontrar en la tienda. Una de ellas es si es diferente el pan con corteza del que no la tiene. La respuesta es que en la corteza, debido a que hay menos agua (por efecto del calor en la capa exterior del pan), se concentran más las calorías, y por eso el pan con corteza (sea o no integral) es un poco más calórico que el que no la tiene. La diferencia, en cualquier caso, es irrelevante. Tampoco es importante la diferencia nutricional entre un pan rústico o un pan normal.

Así, debemos recordar que lo ideal es comprar pan integral o pan de cereales, mejor todavía si es sin sal o con bajo contenido en sal. En este sentido, cuando revisemos la etiqueta de un alimento conviene tener presente que la legislación establece que tiene mucha sal cuando iguala o supera 1,25 gramos de sal por cada 100 gramos de alimento, y que aporta poca sal (es la situación ideal) cuando tiene 0,25 gramos (o menos) de sal por cada 100 gramos de alimento. Ninguno de los panes detallados en las tablas anteriores tiene poca sal y algunos de ellos contiene, de hecho, mucha sal. El asunto tiene “su miga”.

Propuesta de compra

Aunque a priori cualquier pan de molde puede servir para el mismo uso (un sándwich, base en un canapé, socorrido sustituto del pan tradicional cuando este falta…) hay diferencias claras no solo en propiedades nutricionales, también en el rendimiento en la cocina y por supuesto, en el precio.

Una opción saludable

Si lo que buscamos al comprar el pan de molde es seguir cuidando nuestra dieta y contribuir a una alimentación equilibrada, las opciones que más nos convienen son las propuestas integrales. Conviene fijarse bien en el etiquetado ya que abundan los panes seudointegrales: los que lo parecen pero no lo son. Dos rebanadas del pan de molde integral EROSKI Sannia aportan 3,3 gramos de fibra, lo que supone el 14% de la Cantidad Diaria Orientativa (CDO) que deberíamos tomar de este nutriente. El segundo en el ranking de las propuestas saludables es el pan con cereales, las bondades nutricionales con respecto al integral son muy similares. Silueta tiene su pan de molde con 8 cereales.

  • Precio por paquete (450 g-600 g): entre 0,69 y 1,99 euros
  • Precio por kilo: entre 1,53 y 3,32 euros
  • Precio por ración (50 g): entre 0,07 y 0,16 euros.

El sándwich económico

En líneas generales, tres son las grandes familias del pan de molde: los blancos, los integrales y lo sin corteza. Las diferencias nutricionales son claras, pero ¿conlleva esta clasificación distinciones en el precio? Si lo que toca es ajustar el presupuesto o llevar un buen control de las cuentas de la economía doméstica, interesa saber cuáles suelen ser las propuestas más caras. De media, los panes blancos son los más económicos (una ración de dos rebanadas viene a costar de media 0,12 euros), en la mitad de la tabla se sitúan los integrales (0,16 la ración) y los de precio más elevado son frecuentemente los que no llevan corteza (0,33 euros). Entre los blancos, las propuestas menos caras las siguen ofreciendo las marcas blancas, como el pan de molde de EROSKI Basic, mientras que las de fabricante son aún más caras.

  • Precio por paquete (500 g-450 g): entre 0,64 y 1,85 euros
  • Precio por kilo: entre 1,28 y 4,11 euros
  • Precio por ración (50 g): entre 0,06 y 0,20 euros.

Cuando la corteza importa

El pan de molde alivia muchos apuros en la cocina; que levante la mano quien no cena un emparedado cuando las ganas de cocinar no acompañan. Con ganas o sin ellas, conviene saber que tanto la corteza como la miga del pan son elementos que condicionan el resultado final de la preparación. Si vamos a hacer un bocado gourmet y en él emplearemos salsas, alimentos con jugos (como tomate) o verduras cocinadas (como cebolla y pimiento pochados), es recomendable utilizar pan cuya corteza sea un poco resistente (como el pan con corteza rústica de Panrico ).

Si, por el contrario, el relleno puede ser un poco más seco o sin elementos acuosos nos decantaremos por un pan más fino incluso sin corteza, muy agradable al paladar, por ejemplo el de Bimbo.

  • Precio por paquete (500 g-450 g): entre 1,59 y 1,99 euros
  • Precio por kilo: entre 3,18 y 4,42 euros
  • Precio por ración (50 g): entre 0,15 y 0,22 euros.
Lo que aportan los distintos tipos de pan de molde
Energía
(kcal)
Azúcar
(g)
Grasa
(g)
Grasa Saturada
(g)
Sal
(g)
Fibra
(g)
Molde blanco 249,2 5,1 3,4 0,9 1,2 4,8
Barra blanco 258 1,9 1,2 0,2 1,8 3,5
Molde integral 248 3 2,4 0,4 1,4 6
Barra integral 229 2,3 1,8 0,4 1,8 7
Sin corteza 242 4,5 2,8 0,7 0,9 3,2
Sin corteza integral 220 2,3 2,3 0,5 1 6,2
Molde con cereales 248 3,5 2,8 0,4 0,9 6

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones