Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Separación y divorcio, cada vez más habituales : Terminan los problemas del matrimonio, comienzan los de la separación

La Ley del Divorcio se implantó hace 18 años en España. Desde entonces se han divorciado cerca de un millón de personas, y la cifra sigue en aumento

Los hijos, principales perjudicados

Los hijos sufren de modo muy especial las consecuencias de la separación o divorcio de sus progenitores, e incluso en ocasiones se creen en parte culpables de lo sucedido. Además, si el proceso no es de mutuo acuerdo, son a menudo considerados como un bien más a repartir. Según la ley, ni la separación ni el divorcio eximen a los padres de sus obligaciones para con sus hijos. Por tanto, si no hay acuerdo entre ambos cónyuges, el juez adoptará las disposiciones adecuadas para garantizar el cuidado y la educación de los niños. También es labor del magistrado determinar la contribución de cada progenitor para la manutención del menor, y aprobar las medidas para que los hijos padezcan en la menor medida posible las consecuencias económicas de la separación o divorcio de sus padres. Si en el domicilio familiar hay hijos mayores de edad o emancipados que carecen de ingresos propios, el juez fijará asimismo el importe de su pensión de alimentos.

El progenitor que no haya conseguido la custodia de los hijos menores o incapacitados, gozará del derecho de visitarlos, comunicarse con ellos y disfrutar de su compañía. El juez determinará el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho, que podrá limitar o suspender si se dieran graves circunstancias que así lo aconsejen o se incumplieran grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución.

Cómo se pone fin a un matrimonio

En caso de separación…

  • La separación supone el fin de la vida en común de los cónyuges, pero no el fin del vínculo matrimonial, que continúa vigente.
  • La ruptura puede ser de mutuo acuerdo, pero también por causa legal: abandono injustificado del hogar, infidelidad, conducta injuriosa o vejatoria, infracción de los deberes conyugales o para con los hijos, alcoholismo, toxicomanía o perturbaciones mentales, siempre que el interés del otro cónyuge o el de la familia exijan la suspensión de la convivencia conyugal, etc..
  • Para solicitar la separación de mutuo acuerdo debe haber transcurrido al menos un año desde la celebración del matrimonio. Ha de acompañarse de un convenio que regule el uso de la vivienda familiar, la distribución de gastos y pensiones, el reparto de bienes, guardia y custodia de los hijos y el régimen de visitas.
  • Si la separación no es amistosa, no es necesario esperar un año tras la boda. En estos casos, se recurre a los tribunales para que sea el juez quien la decrete a petición de uno de los cónyuges si el otro incurre en las situaciones previstas en la Ley. La demanda debe acompañarse de una propuesta de Convenio Regulador que recoja los acuerdos que los cónyuges han pactado. Según el artículo 90 del Código Civil, este convenio debe informar sobre:
  • Régimen de visitas y estancias de los hijos con el progenitor que no va a vivir con ellos
  • Atribución del uso de la vivienda y demás propiedades familiares (muebles, coche,…)
  • Contribución de cada cónyuge a las cargas del matrimonio y alimentos
  • Liquidación del régimen económico del matrimonio, si procede
  • Pensión que corresponde satisfacer a un cónyuge a otro , si fuese necesario.
  • Si la separación es contenciosa, las partes deberán presentar pruebas y documentos que permitan conocer la situación económica de cada miembro de la pareja para repartir los bienes y fijar las pensiones. Esto también rige cuando la separación es de mutuo acuerdo, porque los convenios que afectan a los hijos han de contar con el visto bueno del ministerio fiscal, que vela por los hijos.

En caso de divorcio…

  • El divorcio supone la disolución total del matrimonio y, por tanto, de todos sus efectos.
  • No es inmediato: el paso previo puede ser una separación de hecho, es decir, cese de convivencia durante cinco años o una separación de derecho por sentencia (salvo en el caso de divorcio-culpa cuando uno de los cónyuges es condenado por atentar contra la vida del otro o de ascendientes y/o descendientes del cónyuge).
  • En el divorcio contencioso, se pueden solicitar las mismas medidas adoptadas en la separación, o una revisión de las mismas.
  • La sentencia de divorcio depende de los tribunales y de las causas previstas legalmente. Se puede solicitar el divorcio después de: Un año desde que se presentó la demanda de separación en el caso de que haya sido amistosa. Dos años desde la sentencia de separación o declaración de ausencia y dos años desde que se consienta la separación de hecho por ambos cónyuges. Cinco años sin convivencia, y, por último, después de condena mediante sentencia por atentar contra la vida del cónyuge, los hijos o los padres.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones