Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis documental para conocer la prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria o TCA y su presencia en Internet : TCA: cuando la alimentación se convierte en una enemiga

En España, la prevalencia de este tipo de trastornos se sitúa entre el 4,1% y el 6,4%, que afecta en su mayoría a mujeres adolescentes

Afección

Prevalencia

/imgs/20170201/alimentacion-hombre.jpg

En el “Plan de Salud Mental 2015-2019”, la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria destaca que se ha constatado un aumento de la prevalencia de los TCA en los países desarrollados o en vías de desarrollo.

En concreto, ASCASAM señala que en España, la prevalencia se sitúa entre el 4,1% y el 6,4%. Y añade que en la franja de 12 a 21 años la prevalencia de mujeres con anorexia es de entre el 0,14% y el 0,9%, con bulimia del 0,4% al 2,9% y del 2,7% al 5,3% en trastornos de conducta alimentaria no especificados (TCANE).

Desde la década de los 90, se han elaborado una gran cantidad de investigaciones que tratan de establecer las cifras de prevalencia de los TCA en España. Entre los más recientes, se pueden destacar dos.

Por un lado, un estudio realizado en 2013 por los expertos María Luisa Álvarez-Malé, Inmaculada Bautista y Lluis Serra, titulado “Prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria en adolescentes de Gran Canaria”, destaca que existe un riesgo de TCA entre el 4% y el 12%, con una prevalencia diagnóstica de entre el 1% y el 5%.

Por su parte, en 2015, la Doctora Rocío Ortiz Moncada de la Universidad de Alicante estimó en su investigación, “Epidemiología de los Trastornos del Comportamiento Alimentario”, que en España la anorexia tenía una prevalencia entre la población de entre el 0,3% y el 0,9%, la bulimia entre el 0,8% y el 2,9% y el resto de los TCA no especificados se sitúan entre el 0,7% y el 2,8%-12,6%.

Con todo, el documento de “Estrategia en Salud Mental 2009-2013” del Sistema Nacional de Salud incluye los TCA como área prioritaria de intervención e insta a comunidades autónomas a implantar guías de práctica clínica de los trastornos mentales más graves y prevalentes.

Mujer adolescente

Según ACAB, los TCA son enfermedades que afectan en el 90% de los casos a las mujeres y en un 10% a los hombres. Así lo establece también la Guía de Práctica Clínica (GPC) del Sistema Nacional de Salud (SNS): “estos problemas alimentarios pueden afectar a todas las personas, independientemente de su situación socioeconómica o cultural. Son más comunes en el sexo femenino (90%-95%), pero últimamente empiezan a darse casos entre los hombres”.

Asimismo, la GPC indica que, aunque los TCA pueden afectar a cualquier edad, “es en la adolescencia cuando aparecen con mayor frecuencia, debido al momento vital de cambio y búsqueda de la propia identidad. En los últimos años la edad en la que empiezan los trastornos de la conducta alimentaria es cada vez menor”.

De hecho, en un manual sobre la anorexia y la bulimia elaborado por Cruz Roja establecen como uno de los riesgos de padecer trastornos de alimentación el ser mujer adolescente. Es más, estiman que una de cada 100 adolescentes padecen anorexia nerviosa y 4 de cada 100 tienen bulimia nerviosa.

Ideal de delgadez

/imgs/20170201/peso.jpg

Los expertos Turón apuntan al siglo XX como “el siglo de la delgadez”, cuando se preconizaba “un estereotipo físico: el cuerpo tubular y delgado que define a mujeres independientes, agresivas y con ambición”. Y, en la actualidad, explican, se busca un cuerpo juvenil, esbelto y deportivo, pero delgado en extremo a través del ejercicio y dietas.

Además, estos dos especialistas recuerdan que “todos participamos en el ideal de delgadez que se asocia de algún modo a belleza, elegancia, prestigio, higiene, juventud, autoestima, aceptación social, incluso virtud y búsqueda de perfección”. Aseguran que “vivimos en una sociedad que tiende a considerar la ‘dieta sana’ a la baja en calorías y ‘un cuerpo sano’ al carente de grasa”.

También alertan de que “al tiempo que las dietas, el ejercicio físico se está revelando como el otro factor de riesgo para el desarrollo de los trastornos de la alimentación. Nuestra cultura avala y promociona el ejercicio y el deporte más allá de lo saludable”.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones