Su consumo frecuente promueve la obesidad y la caries