Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Sal y otros ingredientes.

SON LOS PROTAGONISTAS DEL PICOTEO ENTRE HORAS, PERO NO TODOS LOS 'SNACKS' SON IGUALES. CONVIENE CONOCER SUS CARACTERÍSTICAS PARA PODER HACER LA MEJOR ELECCIÓN, ESPECIALMENTE EN LO QUE RESPECTA A LOS INGREDIENTES QUE CONTIENEN O A SU APORTE DE ENERGÍA O DE SAL.

Sal y otros ingredientes.

Se considera que un alimento contiene mucha sal cuando su proporción excede el 1,15%, es decir, cuando tiene más de 1,15 g de sal por cada 100 g de producto. La media de este análisis comparativo de aperitivos es de 1,6%, precisamente porque la gran mayoría supera ese 1,15% (ver podio). En la formulación de muchos snacks es también habitual encontrar azúcares, sobre todo sacarosa (que es el azúcar común) o dextrosa (glucosa), que se utilizan para mejorar el sabor (suavizándolo o aportando un toque dulce), la textura o el color.

Entre los snacks analizados, los que más azúcares aportan son Sunbites Multicereales (7,3%) y Cheetos Pelotazos (6,3%), que contienen 6,9 g y 8,2 g por envase, respectivamente: en torno a una cucharadita y media de azúcar cada uno. Esas cifras se refieren a los azúcares totales, es decir, a la suma de los que están naturalmente presentes en las materias primas, más los que han sido añadidos por la empresa fabricante.

Son estos últimos los que deberían centrar nuestra atención por sus posibles implicaciones sobre la salud, pero no hay forma de distinguirlos porque la legislación no obliga a especificarlo en el etiquetado. En cualquier caso, hablamos de cantidades pequeñas, así que no deberíamos preocuparnos en este sentido, lo cual no significa que debamos bajar la guardia y olvidarnos de consultar el etiquetado.

QUÉ PASA CON LOS ADITIVOS

Si la preocupación social en torno al azúcar ha crecido en los últimos años, los aditivos no se quedan atrás. Estas sustancias provocan recelos en muchas personas y, aunque todos ellos son seguros en las dosis permitidas, no pocas empresas alimentarias tratan de responder a esas inquietudes intentando evitar su uso o eligiendo otras opciones con mejor imagen. A su vez, incluyen en los envases mensajes que hacen referencia a la ausencia de colorantes o conservantes artificiales, como es el caso de Chaskis, Fritos o de los snacks de Grefusa, por poner solo unos ejemplos.

Así, aunque hay productos en los que se siguen empleando aditivos para conseguir determinados fines tecnológicos (por ejemplo, glutamato monosódico para potenciar el sabor, como ocurre en Risketos, o mono- y diglicéridos de ácidos grasos para mezclar bien los ingredientes, como ocurre en Triskys), cada vez es más frecuente el uso de otro tipo de sustancias, como el pimentón o la cúrcuma, para aportar color; especias como orégano o eneldo para aportar aroma y sabor, etcétera.

LA IMPORTANCIA DEL TAMAÑO DE LA RACIÓN

Cuando abres una bolsa de snacks, ¿lo consumes todo de una vez o solo una parte? Bien es cierto que hay envases destinados a un uso colectivo, de abrir y compartir, cuyo contenido ronda los 200 g, y otros de disfrute individual y de menor gramaje. Si comemos el contenido completo, el aporte de energía puede ir desde las 268 kcal de una bolsa de Palomitinas Eroski (55 g) hasta las 1000 kcal de un envase de Doritos Dippas o de Pringles (200 g), lo que en este aspecto equivaldría a comerse dos platos de espaguetis boloñesa y supone la mitad de la energía diaria recomendada para una persona adulta.

Algo parecido ocurre con la sal, cuyo contenido por envase varía desde los 0,8 g de una bolsa de Palomitinas Eroski hasta los 3,2 g de una de Triskys, similar a la que contiene una lata de aceitunas con anchoas, con lo que podríamos superar fácilmente la ingesta máxima de sal recomendada, que son 5 g al día. En definitiva, conviene consumir estos productos de forma ocasional y en pequeñas porciones. Si nos ajustamos a la cantidad que suele considerarse una ración (unos 30 g), el aporte de energía será de aproximadamente 150 kcal (más o menos lo que aporta una lata de cerveza de 330 ml) y el de sal estará comprendido entre 0,2 y 1 g.

El caso de Superaspitos merece mención aparte, porque se comercializa en cajas de 48 g que contienen envases individuales de 6 g. En este caso la cantidad es muy pequeña, así que el aporte de energía, grasa o sal a la dieta es muy bajo. El problema es que este producto está destinado al público infantil de menor edad y puede desplazar el consumo de alimentos saludables.

SOLO SEIS SIN EXCESO DE SAL*

Por debajo del 1,15% de sal

  • Superaspitos de Aspil: 0,6%
  • Chips Light de Eroski Sannia: 0,6%
  • Doritos Dippas Original: 0,7%
  • Sunbites Multicereales al toque de sal: 0,9%
  • Doritos TexMex: 1%
  • Nachos Veritas: 1,1%

Por encima del 1,15% de sal

  • Todos los demás

Muy por encima del 1,15% de sal

  • Snatt’s Natuchips tomate: 3,3%
  • Triskys de Risi: 2,8%
  • Pajitos Eroski: 2,8%
  • Papadelta de Grefusa: 2,5%

*La media de este análisis comparativo es de 1,6%. Un alimento contiene mucha sal cuando su proporción supera el 1,15%, es decir, cuando cuenta con más de 1,15 g de sal por cada 100 g de producto.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones