Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: No todos los aceites son iguales

SON LOS PROTAGONISTAS DEL PICOTEO ENTRE HORAS, PERO NO TODOS LOS 'SNACKS' SON IGUALES. CONVIENE CONOCER SUS CARACTERÍSTICAS PARA PODER HACER LA MEJOR ELECCIÓN, ESPECIALMENTE EN LO QUE RESPECTA A LOS INGREDIENTES QUE CONTIENEN O A SU APORTE DE ENERGÍA O DE SAL.

No todos los aceites son iguales

/imgs/20190501/GettyImages-758530043.jpg

Todavía hay muchas personas que piensan que la grasa resulta perjudicial, pero lo cierto es que nuestro organismo necesita este nutriente para funcionar con normalidad. Así, en lugar de huir de ella, deberíamos considerar de qué tipo se trata y en qué cantidad se encuentra en el alimento. Desde el punto de vista nutricional, no todas las grasas son iguales, por lo que sus efectos sobre la salud dependen de sus características químicas (por ejemplo, de la longitud y el grado de saturación de sus ácidos grasos mayoritarios).

En el caso que nos ocupa, encontramos que los snacks analizados fueron elaborados con aceite de maíz (Lay’s 3D’s Bugles, Cheetos Pelotazos, Cheetos Gustosines, Cheetos Pandilla y Lay’s Poppables, todos ellos de Pepsico) y con aceite de girasol (normal o alto oleico), como es el caso de Mios!, Risketos y Triskys, de Risi, Snatt’s Natuchips, de Grefusa, y Tejas Eroski Sannia. Estos aceites no pueden calificarse de insanos, así que en este sentido no deberíamos preocuparnos. Cuando leemos en el etiquetado “aceite de girasol” o “aceite alto oleico” no debemos preocuparnos: no pueden calificarse de insanos.

Como su nombre indica, el aceite de girasol alto oleico se caracteriza por contener una elevada proporción de un ácido graso monoinsaturado llamado ácido oleico (en torno a un 80%). Además, a diferencia de otros similares, tiene una baja proporción de ácidos grasos poliinsaturados, y ello hace que sea más estable al calentamiento, de manera que durante ese proceso se generan menos compuestos indeseables (potencialmente peligrosos o que aportan sabores extraños y a rancio). Estas ventajas explican el hecho de que algunas marcas destaquen su presencia, tal y como se hace en los envases de Tejas Eroski Sannia o Mios!, por poner solo dos ejemplos.

El otro aspecto que debemos tener en cuenta con respecto a la grasa es la cantidad en la que se encuentra presente. Eso se debe sobre todo a que es el nutriente que más calorías aporta (9 kcal por cada gramo), así que tiene un peso notable sobre el aporte energético de los alimentos. De hecho, entre los analizados existe una relación directa entre la cantidad de grasa y el aporte energético.

Dicho de otro modo, los aperitivos que contienen mayor proporción de este nutriente son los que más calorías proporcionan. Por grupos, destaca el de snacks de maíz frito destinado a adolescentes y adultos como el que presenta los valores más altos de grasa y calorías.

Si consideramos los productos de forma individual, sobresalen Risketos (con un 35,5% de grasa y un aporte de 556 kcal por cada 100 g), Fritos (con un 30% de grasa y 526 kcal por cada 100 g) y Jumpers (con un 28% de grasa y 545 kcal por cada 100 g). En el extremo opuesto se encuentran Lay’s horno (con 13,2% de grasa y 439 kcal/100g) y Guspitos Eroski(con 9,9% de grasa y 417 kcal/100g).

Cabe señalar que los efectos de la alimentación sobre la salud no pueden simplificarse como una mera suma y resta de calorías, ya que influyen muchos otros aspectos, como el tipo de alimento del que provengan. Pero tampoco hay que olvidar que un aporte excesivo de energía (por encima de nuestras necesidades personales), puede contribuir a aumentar el riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad.

¿CÓMO SE HACEN?

Para elaborar los snacks horneados (como los que hemos incluido en el grupo de snacks infantiles) se introducen los ingredientes (por ejemplo, sémola de maíz) en una extrusora en la que se aplican condiciones de alta presión y temperatura. Cuando el producto sale al exterior, experimenta un cambio brusco de esas condiciones, así que se expande, a la vez que pasa por un molde donde adquiere la forma deseada. Luego se hornea para reducir la humedad y conseguir que la textura sea crujiente y, por último, se rocía con aceite y los aromas deseados. Los snacks fritos (dirigidos al público adolescente y adulto) se elaboran a partir de una masa fina formada por una mezcla de diferentes materias primas (por ejemplo, sémola de maíz, copos de patata, etcétera).

Esa masa se introduce en una extrusora, evitando en este caso que se expanda. A la salida se le da la forma deseada y se seca. Después se fríe y, por último, se añaden sal y aromas, si se desea. Los nachos se fabrican a partir de una masa obtenida gracias a la molienda de granos de maíz cocidos. Esta se lamina para cortarla en trozos y darle la forma deseada. Después, esas porciones, generalmente triangulares, se pasan por un horno de fuego directo para eliminar la humedad y, finalmente, se fríen y se sazonan al gusto.

MEJOR UNA RACIÓN... QUE LA BOLSA*

Los más calóricos (kcal/30g)

  • Riskettos Risi: 167
  • Jumpers: 164
  • Gublins Barbacoa Grefusa: 160

Los menos calóricos (kcal/30g)

  • Eroski Guspitos: 125
  • Lay’s al horno: 132
  • Snatt’s Natuchips tomate, queso…: 137

*Calorías por cada 30 g de ración. Si se toma una bolsa entera -algo demasiado frecuente en el sofá- poco importa que los snacks sean menos calóricos. El aporte calórico excedería la ingesta recomendada.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones