Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Problemas de salud

: Remedios y tratamientos

Los afectados de sinusitis pueden vivir meses, e incluso, años con la nariz taponada y las zonas que la rodean repletas de mucosidad

Remedios y tratamientos

Prevenir la sinusitis no es posible, aunque sí se pueden tomar ciertas medidas cuando se sabe que se tiene cierta predisposición o en cuanto esta surge. Las recomendaciones son las siguientes:

  • Beber líquido para diluir la mucosidad. Una forma de evitar que esta enfermedad se complique es bebiendo líquido en abundancia. Esto se debe a que el líquido logra hacer más fluida la mucosidad y, al ser menos espesa, disminuye las probabilidades de que se obstruyan los senos.
  • Resfriados bien curados. Arrastrar catarros mal curados es una circunstancia muy propensa para que la sinusitis aparezca.
  • Gotas nasales. Las gotas nasales sirven para descongestionar la nariz, pero se desaconsejan porque pueden provocar irritaciones medicamentosas.
  • Lavados nasales y vahos. Los lavados con suero fisiológico ayudan a limpiar la nariz y a desobstruirla. También se pueden realizar con agua de mar, aunque conviene saber que su concentración de sal más elevada aumenta la mucosidad. Otra opción para desobstruir la nariz y las zonas adyacentes es realizar vahos con una olla de agua caliente que desprenda vapor y esencias de eucalipto o menta.
  • Medicamentos descongestionantes. Ante un cuadro de congestión nasal estos medicamentos ayudan a mejorar la sintomatología de forma momentánea.
  • No conviene usar de forma continuada las gotas nasales para descongestionar la nariz

  • Tratamientos antibióticos específicos. El 60% de las sinusitis están causadas por bacterias, mientras que el 40% restante están provocadas por virus, pero también en ciertos casos por hongos y por gérmenes anaerobios (es decir, que viven en lugares sin oxígeno). Distinguir el agente causal de la sinusitis en cada caso es determinante para aplicar el tratamiento adecuado. En estos momentos, las tres bacterias que causan con mayor frecuencia un cuadro de sinusitis son “Haemophilus influenzae”, “Streptoccocus pneumoniae” y “Moraxella catarrhalis”. Para combatirlos, se administran tratamientos antibióticos específicos que duran tres semanas.

El quirófano, la nueva solución

Cuando las propuestas anteriores no logran el efecto deseado, una solución para liberarse de la sinusitis y respirar de nuevo pasa por el quirófano. Se calcula que entre el 20% y el 30% de los pacientes que sufren sinusitis crónica se operan. Ahora bien, la cirugía no está indicada en todos los casos y hay distintas técnicas.

La cirugía endoscópica convencional consiste en introducir por la nariz un tubito muy fino, llamado endoscopio, que va provisto de una cámara en su extremo. Esa lente, que es muy delgada, permite al cirujano ver, de forma muy específica, las cavidades del paciente y desobstruirlas con la ayuda de unas pinzas. La sinuplastia es una técnica reciente poco invasiva. Se utiliza un balón para dilatar el orificio de la entrada o comunicación con los senos, con el fin de que salgan las secreciones acumuladas en ellos, en lugar de acceder a estos con pinzas y manipularlos.

Estas técnicas se realizan bajo anestesia general, por lo que los pacientes no sienten ningún dolor y, por lo general, de forma ambulatoria. El postoperatorio es poco complicado y molesto y la sensación de mejoría es inmediata, ya que el paciente nota que puede respirar bien al instante. Además, a menudo, tras haber perdido el olfato, vuelve a recuperarlo y desaparece la sensación de goteo postnasal.

Consejos para personas con sinusitis

  1. Los afectados por la sinusitis crónica deben visitar a un alergólogo y otorrinolaringólogo para un diagnóstico correcto.
  2. Beber agua y líquidos en abundancia.
  3. Seguir una vida saludable y evitar, en la medida de lo posible, ambientes muy contaminados que puedan inflamar las mucosas.
  4. Si finalmente se practica la cirugía, es recomendable evitar el tabaco: fumar puede producir una alteración de la cicatrización y repercutir en los buenos resultados de la operación.
  5. Realizar lavados nasales con suero fisiológico para descongestionar la nariz.

Fuente: Peter Baptista, miembro del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universitaria de Navarra (CUN).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones