Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Servicios y Hogar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Residencias para la tercera edad: analizadas 125 públicas, privadas y concertadas en 18 provincias : Sigue habiendo pocas plazas y cada vez son más caras

Hay listas de espera en el 70% de ellas y un 21% adolecen de carencias de calidad. En los últimos cuatro años, los precios de las públicas han encarecido más, hasta un 23%, pero en general siguen siendo más baratas y mejores que las privadas

Limpieza, seguridad y servicios asistenciales

Seguridad y manutención

Respecto a la alimentación, el 90% de residencias elaboran sus propios menús (el resto confían en empresas de catering) y el 96% lo adaptan a las necesidades médicas de los residentes. Para ayudar a la digestión con un pequeño paseo, un 85% disponen de espacios de recreo y paseo aunque en el extremo contrario, un 15% ni tan siquiera cuentan con una terraza o una simple zona asfaltada. Pero si hubo un apartado que destacó por encima de la media, fue la seguridad, que obtuvo un ‘muy bien’ de media y un ‘excelente’ en el caso de las residencias visitadas en Álava, Alicante, Guipúzcoa y Murcia. Un 92% de los centros visitados en todo el país contaban con extintores, luces y salidas de emergencia, sistemas de alarma y puertas corta fuego y excepto dos residencias en A Coruña, una en Madrid y una en Valladolid (la única provincia que obtuvo un mediocre ‘aceptable’) el resto disponían de un plan aprobado para posibles emergencias. Aunque, y esta fue la mayor carencia en materia de seguridad, menos de la mitad de las residencias realizaron un simulacro de incendio el año pasado.

Listas de espera, el problema

Los 125 centros analizados tienen una media de más de 35 personas en lista de espera y sólo un 30% disponen de plazas libres. Por tanto, no todas las personas que las necesitan ven cubiertas sus necesidades de manutención, atención y alojamiento. Aunque en términos generales, los centros intentan cubrir todas las necesidades de sus residentes y dar una atención integral contando para ello con personal sanitario y social además de servicios de limpieza, cocina, gestión o administración. El apartado de atención asistencial fue valorado globalmente con un ‘bien’ que llegó al ‘muy bien’, una vez más, en el caso de las residencias de Álava. Así, dos de cada tres residencias tienen un médico permanente (en un 35% se trata de un médico de cabecera), el 83% disponen de consulta médica, el 53% tienen sala de enfermería propia, el 80% cuenta con servicio de fisioterapia y rehabilitación, tres de cada cuatro tienen camas articuladas para todos los residentes y la mayoría cuentan con baños geriátricos (todas las concertadas, el 94% de las privadas y el 80% de las públicas). Escasean postoperatorios (sólo el 10% los tiene) o unidades especializadas para tratar casos de alzheimer o demencia senil. Existe de media una persona responsable (enfermeros, ATS, médicos y auxiliares) por cada tres usuarios, aunque los porcentajes son mejores en las residencias públicas que en las privadas (2,8 y 3,3 residentes por trabajador respectivamente). De noche, cuando se trata de atender sólo emergencias puntuales, la cifra es de un trabajador cada 25 residentes (aunque siempre está en contacto con los servicios sanitarios de emergencia). Las residencias visitadas en Murcia destacan positivamente por el mayor número de geriatras, neumólogos y profesionales de cuidados paliativos.

Un hogar fuera del hogar

Se ha evaluado hasta qué punto las residencias permiten a sus usuarios sentirse como en casa y aunque este apartado ha merecido un ‘bien’, el resultado ha sido peor que en 2005. Fallan las residencias visitadas en Cádiz con un ‘regular’ y las de Zaragoza con un ‘aceptable’. Destacan con un ‘muy bien’ las de A Coruña, Álava, Murcia, Navarra y Valencia. La mayoría de los centros (un 96%) permitían a sus usuarios salir y entrar libremente y todos excepto seis les dejan trasladarse con sus muebles y enseres. Casi todos los centros permiten a los residentes recibir visitas en sus propias habitaciones y un 70% les dejan quedarse con ellos siempre que se encuentren delicados de salud.

¿Cómo elegir una buena residencia?

  • Visita: Infórmese sobre su funcionamiento y visite las instalaciones.
  • Ubicación: Elija un centro cercano al lugar en el que vivan su familia o sus amistades cercanas.
  • Accesos: Cerciórese de que las entradas y salidas estén asfaltadas, con rampas o ascensores.
  • Interior del centro: Compruebe que no haya barreras u otro tipo de obstáculos, que los recorridos interiores dispongan de pasamanos y buena iluminación. Si hay más de una planta debe haber ascensores.
  • Habitaciones: Compruebe que sean amplias, bien ventiladas e iluminadas y a ser posible, con aseo completo.
  • Seguridad: Interésese por los sistemas de emergencia, antiincendio y alarma del centro.
  • Plantilla: Asegúrese de que la residencia dispone de personal suficiente, con la titulación exigida y la experiencia necesaria. Lleve todo su historial médico para confirmar su medicación, dieta o tratamiento.
  • Horario de visitas: Debe ser amplio y flexible.
  • Dieta semanal: Tiene que ser variada y estar supervisada por un médico.
  • Servicios: La residencia debe tener terapias ocupacionales, sala de rehabilitación y/o gimnasio, baños geriátricos asistidos, sala de consulta médica, cuarto de curas y salas comunes suficientes y amplias. Solicite información sobre los servicios incluidos y excluidos en el precio.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones