Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Se visitaron 225 espacios "libres de tabaco" : Se fuma en casi la mitad de los lugares en que está prohibido

En el BOE de 9 de marzo de 1.988, el Real Decreto 192/1988, sobre "limitaciones en la venta y uso de tabaco, para la protección de la salud de la población", argumenta "todo ello exige al Gobierno adoptar medidas destinadas a promover los legítimos derechos a la protección de la salud de los no fumadores".

Castellón lidera el incumplimiento de la norma.

Comparando las provincias, Castellón es la que, según este informe, más incumple la ley, puesto que en casi el 67% de los lugares inspeccionados había gente fumando, con el agravante de que entre ellos figuran los dos centros sanitarios estudiados en Castellón, el hospital Gran Vía y el General. En Álava el incumplimiento alcanza casi el 60% y también había gente fumando en los dos centros sanitarios inspeccionados, el hospital Txagorritxu y la Policlínica San José. En Navarra y Alicante, el incumplimiento se dio en casi la mitad de los establecimientos (incluidos los dos hospitales de Navarra, (el de Navarra y el Virgen del Camino), y el General de Alicante. En Valencia, por su parte el incumplimiento también alcanzó el 47,5%.

Por su parte, Barcelona es el territorio más escrupuloso con la norma, ya que en sólo el 21% de los lugares públicos se fumaba, si bien uno de ellos era un hospital. En Vizcaya, Cantabria y Guipúzcoa, se ignora la ley en el 42% de los lugares, mientras que en Burgos, esta proporción se queda en un 39%, en Murcia en un 37% y en La Rioja en el 33%. Por otro lado, y volviendo a los datos generales, las señalizaciones (obligatorias) que advierten de la prohibición de fumar, existen en sólo el 76% de los lugares visitados. Y sólo en el 3% hay zonas para fumadores, a pesar de que el Decreto recomienda su habilitación.

Una situación lógica: hay razones de peso.

En uno de cada tres de estos espacios protegidos del tabaco (en el 83% de las Universidades y en el 42% de los hospitales no grandes) los empleados fuman en las instalaciones. Además, en el 82% de los lugares donde se fumaba, los profesionales de los mismos no sólo no recriminan su comportamiento a los infractores, sino que ni siquiera responden correctamente cuando los usuarios, ante la constatación de que hay alguien fumando, preguntan “si se puede fumar” en ese lugar. Y, para completar el panorama, la señalización -obligatoria por ley- que advierte de la prohibición de consumir tabaco, brilla por su ausencia en la mayoría de las estaciones de buses y en casi el 70% de las oficinas de turismo y aeropuertos. En general, en uno de cada cuatro lugares donde deben exhibirse carteles de “No fumar”, no los hay.

Los únicos que cumplen la norma son los hospitales grandes (en los de tamaño medio visitados, los únicos sin señales son el de Bilbao y el de Valencia) y los buses urbanos. Pero se constata que no hay relación directa entre el despliegue de señalización y el grado de incumplimiento de esta norma.

Tampoco se ponen las cosas fáciles a los fumadores, al no habilitarse zonas especificas para ellos. De los 225 lugares, sólo en 6 se ofrecen estas zonas. En ningún hospital, salvo en el Clinic de Barcelona se han localizado espacios para fumadores, a pesar de que el motivo que conduce a los usuarios a estos centros los convierte en escenarios propicios para el consumo de tabaco.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones