Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Servicios y Hogar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Facturas domésticas : Respetan la normativa, pero piensan poco en el usuario

Si comprendemos las facturas domésticas, podremos ajustar nuestro consumo y a la vez reducir el gasto energético y de otros servicios

Los electrodomésticos, grandes responsables del gasto de energía

  • Calefacción, agua caliente y cocina representan el 24% del gasto. La temperatura en casa no debe superar los 22 grados. Tampoco conviene prolongar las duchas ni utilizar agua a temperatura en exceso elevada.
  • El frigorífico, un 21% del gasto eléctrico. Dejar la puerta abierta o abrirla innecesariamente aumenta el consumo. Y el gasto subirá un 5% por cada grado de más que el frigorífico enfríe.
  • El TV es el tercer aparato que más gasta: el 12%. Conviene mantenerlo apagado cuando no se le presta atención.
  • La lavadora, el 5% del gasto energético, más que el lavavajillas que representa sólo el 1%. En ambos casos, evitar ponerlos en marcha si no es a carga completa.
  • Otros electrodomésticos, como videos, aspiradores… suponen el 13% del gasto de luz.
  • Algunos aparatos consumen poco, pero al estar enchufados permanentemente su gasto acaba siendo elevado. Por eso, apaguemos los que disponen de modo de espera (“stand by”) cuando no los usamos.
  • Aislar la casa ayuda a ahorrar hasta un 40% del gasto energético.

Trucos para ahorrar

En la cocina

  • Utilice cacerolas y sartenes de diámetro mayor que la placa o zona de cocción y tape las cazuelas para no desaprovechar calor. La cocción será más rápida y ahorrará hasta un 20% de energía. Si un recipiente deja al descubierto dos o tres centímetros de la zona de cocción, pierde parte de la energía consumida.
  • La olla exprés consume menos energía y ahorra tiempo.
  • Aproveche el calor residual apagando el fuego 5-10 minutos antes de retirar el recipiente (tres minutos antes en la vitrocerámica).

Horno

  • Mantenga bien cerrado el horno mientras cocina y procure no abrirlo, puede perder hasta el 20% del calor acumulado.
  • Utilice el reloj programador o avisador.
  • Los hornos microondas consiguen un gran ahorro de tiempo y energía respecto a los hornos y placas convencionales.

Lavadora y secadora

  • Use programas de lavado a temperaturas reducidas. Una colada a 60ºC en lugar de a 90ºC reduce el gasto energético a casi la mitad.
  • No las ponga en marcha si no están llenas. Reducirá el consumo de agua, detergente y energía y alargará la vida del electrodoméstico.
  • Si compra una lavadora nueva, elíjala con centrifugado de alta velocidad ya que un centrifugado a 1.200 rpm (revoluciones por minuto), en vez de a 700 rpm reduce el consumo de la secadora en un 20%.

Frigorífico y congelador

  • Compruebe que cierran sin dificultad y de manera adecuada.
  • No introduzca alimentos calientes, déjelos enfriar fuera.
  • Si lo va a comprar nuevo, elija un modelo eficiente y ecológico. Consumen menos energía.

Iluminación

  • Sustituya las bombillas tradicionales por lámparas de bajo consumo: ahorrará hasta el 80% de energía eléctrica. Por otro lado, las lámparas halógenas, aunque más caras, dan más luz que las tradicionales, consumen lo mismo y su vida es de dos a tres veces mayor.
  • Los tubos fluorescentes duran hasta 10 veces más que las bombillas tradicionales y son muy eficientes energéticamente. Se recomiendan para lugares que necesitan más luz y durante más tiempo. Si va a tener una lámpara fluorescente apagada menos de 20 minutos, sale a cuenta dejarla encendida.
  • Las lámparas electrónicas de bajo consumo (LBC) duran hasta ocho veces más que las tradicionales y consumen la cuarta parte.

Calefacción

  • Al adquirir una vivienda, preste atención a su orientación. Cuantas más horas de luz tenga, menos dinero gastará en calefacción.
  • Durante el día, suba las persianas: el sol proporcionará luz y calor a su hogar. Al anochecer, cierre las cortinas y baje las persianas: reducirá la pérdida de calor.
  • Si cambia las ventanas, que las nuevas sean de doble acristalamiento.
  • Instalando juntas o burletes en puertas y ventanas, reducirá las fugas de calefacción en un 10%. Una vivienda bien aislada ahorra hasta un 30% en calefacción.
  • Para ventilar una habitación, 10 minutos son suficientes.

Agua caliente

  • Instale el termo dentro de la vivienda y cerca de los puntos de uso: cocina, cuarto de baño.
  • Dúchese en vez de bañarse: consumirá la cuarta parte de agua y energía.
  • Coloque una válvula mezcladora en la salida del termo, así obtendrá el agua caliente a una temperatura constante: más comodidad y menos consumo.
  • Si regula el termo por encima de los 60ºC, malgastará energía y reducirá su duración.

Lavavajillas

  • Seleccione un programa acorde con el grado de suciedad de la vajilla.
  • Aproveche al máximo la capacidad del lavavajillas. Llenándolo reducirá el consumo de agua, detergente y energía. Y alargará la vida del electrodoméstico. Si lava “a media carga”, use el programa económico.
  • Si compra un lavavajillas, elija un modelo eficiente. Consumen menos agua y detergente y ahorran 20% de energía.

Cuánto me cuesta, con electricidad...

  • Calentar un vaso de leche en el microondas: 0,37 pesetas.
  • Una bombilla incandescente durante 1 hora de uso: 1,03 pesetas.
  • Una carga completa del lavavajillas: 24 pesetas. – Asar un pollo: 23,95 pesetas.
  • Freír un huevo: Unas 2,50 pesetas si la cocina es eléctrica y alrededor de una peseta si se trata de un aparato de gas.
  • Ducharse: una ducha de cinco minutos cuesta entre 65 y 90 pesetas si el calentador es eléctrico y entre 25 y 50 pesetas si es de gas.
  • Planchar: una hora de plancha, dependiendo del aparato, puede costar alrededor de 25 pesetas.
  • Lavadora: un lavado normal tiene un coste cercano a las 45 pesetas.
  • Calefacción: una hora de calefacción cuesta entre 60 y 85 pesetas con electricidad, y entre 40 y 50 pesetas si la caldera es de gas.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « Agua
  • Estás en la página: [Pág. 5 de 5]

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones